23 abril, 2024
Accidente laboral El objetivo principal de la ley de prevención de riesgos laborales es dar la máxima protección a los trabajadores ante la posibilidad de sufrir un accidente laboral. Lamentablemente y a pesar del endurecimiento de esta normativa, todavía siguen habiendo, a día de hoy, muchos accidentes de trabajo. Accidentes de trabajo más habituales los más habituales son los generados como consecuencia de caídas de altura, los ocasionados por la manipulación de sustancias tóxicas o nocivas para la salud, los causados por el manejo de equipos defectuosos o maquinaria peligrosa, así como los sufridos con grúas o como consecuencia de la falta de formación necesaria e incumplimiento de medidas de seguridad. Derechos ante un accidente laboral De sufrir un accidente mientras trabajas o como consecuencia de las funciones que estás realizando en tu puesto de trabajo, es importante que sepas que tienes derecho a exigir una indemnización económica a la empresa por las lesiones sufridas. Para que esto sea posible es imprescindible demostrar que, el accidente laboral se ha producido por culpa o negligencia del empresario en el cumplimiento de las medidas de seguridad y salud en el trabajo. También, hay que destacar que, en caso de tener secuelas importantes y que estas pudieran afectar de alguna forma al desarrollo normal de tu trabajo habitual o incluso, a todo tipo de actividad, podrás solicitar un grado de incapacidad permanente a la Seguridad Social y por lo tanto, tendrás derecho a cobrar una prestación pública de la Seguridad Social, que será de mayor o menor cuantía, dependiendo del grado de invalidez reconocido. Cómo reclamar por un accidente laboral Para reclamar por un accidente laboral, lo primero que hay que hacer es averiguar si ha intervenido la Inspección de Trabajo y ha levantado la correspondiente acta de infracción, que determinará si se ha cometido alguna irregularidad sancionable que pueda perjudicar al trabajador y a la empresa y que permitirá además, que el lesionado pueda reclamar una indemnización por los daños y perjuicios sufridos. Normalmente, la Inspección de Trabajo actúa de oficio en el caso de accidentes graves o muy graves, así que en el resto de accidentes es aconsejable que sea el propio afectado quien presente la correspondiente denuncia ante la Inspección de Trabajo Como denunciar un accidente laboral . Para denunciar un accidente laboral, el trabajador debe: Rellenar un formulario que le pueden proporcionar en la oficina de la Inspección de Trabajo. Es importante identificarse, pues no pueden existir denuncias anónimas. También hay que facilitar los datos de la empresa. Conviene hacer una breve descripción del siniestro ocurrido e incluso es de gran ayuda dar la opinión personal sobre la posible causa del accidente y las probables infracciones que se hayan podido producir, pues de esta forma su explicación guiará un poco más al inspector para que pueda iniciar sus averiguaciones. A partir de aquí, si el informe de la Inspección es favorable es cuando debería valorar un abogado especialista sobre la posibilidad de plantear o bien una denuncia ante el Juzgado de Instrucción, o bien una demanda ante el Juzgado de lo Social. Lógicamente, el Juzgado competente para resolver el caso y por lo tanto, ante el que se debe plantear la oportuna reclamación será uno u otro, según las conclusiones a las que llegue el profesional contratado para reclamar sus derechos. Esto será tras el estudio del accidente y una vez analizada toda la documentación que obre en su poder, que suele ser el acta de infracción, partes médicos, atestado, informes periciales, testigos, fotografías del accidente o del lugar de los hechos, así como cualquier otra documentación que pudiera servirle para fundamentar la reclamación y tener las máximas garantías de obtener una resolución favorable para su cliente.

Se considera accidente de trabajo todo hecho súbito y violento que ocurra en ocasión del trabajo, como así también los ocurridos entre el domicilio del trabajador y el lugar del trabajo, siempre y cuando el damnificado no modifique o altere el trayecto por causas ajenas al trabajo. Por otro lado, las enfermedades profesionales comprenden aquellas que se producen como consecuencia de la realización de las tareas laborales.

La Aseguradora de Riesgos del Trabajo (ART) es la encargada de brindar todas las prestaciones médicas y dinerarias previstas por la ley, inmediatamente después de ser notificado el accidente de trabajo o enfermedad profesional.

Denuncia de Accidente

El empleador está obligado a denunciar a la Aseguradora, todo accidente de trabajo o enfermedad profesional que sufran sus trabajadores. También podrá efectuar la denuncia el propio trabajador, sus derechohabientes o cualquier persona que haya tenido conocimiento del accidente de trabajo o enfermedad profesional.

La denuncia estará dirigida a la Aseguradora, pero podrá ser presentada ante el prestador de servicios que aquella habilite a tal fin.

Cuando la denuncia se presente directamente ante la Aseguradora, ésta deberá tomar los recaudos necesarios para que el trabajador reciba en forma inmediata las prestaciones en especie.

En el caso de que el trabajador, sus derechohabientes o cualquier persona que haya tenido conocimiento del accidente de trabajo presentara la denuncia por escrito ante la ART, la misma deberá contener una relación de los hechos, la identificación de las partes (Trabajador / Empleador) y la firma del denunciante.

Prestaciones Médicas

La ART tiene la obligación de brindar, en caso de contingencias previstas por la ley, las siguientes prestaciones en Especie:

• Asistencia médica y farmacéutica.
• Prótesis y ortopedia.
• Rehabilitación.
• Recalificación personal.
• Servicios funerarios.

La Asistencia médica y farmacéutica, las prótesis y ortopedia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *