Inicio Seguridad Laboral Uno de los riesgos a lo que se expone un empleado químico

Uno de los riesgos a lo que se expone un empleado químico

El hidróxido de amonio también conocido como agua amoniacal o amoníaco líquido con número cas 13336-21-6 de amoniaco en agua, se trata de un líquido incoloro y de un olor muy intenso y sofocante, que no es aislable. Estas características tienen una relación directa con la concentración de amoniaco (NH3) disuelto en agua. Su punto de ebullición es de 59°c, si bien no es una solución inflamable el gas expulsado tiene un límite inflamable de 16 a 25% y es soluble en todas las proporciones de agua fría. Se utiliza ampliamente en productos de limpieza doméstica, ayuda a limpiar vidrios, porcelanas y superficies de acero inoxidable. En la industria alimenticia se utiliza como regulador de pH, en productos cárnicos se utiliza como agente antibacteriano y en tintes para cabello ayuda abrir la fibra capilar para que penetren mejor los pigmentos.

Riesgos a los que se exponen los trabajadores:

  • En contacto con los ojos ocasiona irritación, dolor, lagrimeo y daños temporales o permanentes en la córnea. En este caso lavar con abundante agua y no agregar ninguna sustancia sin indicación de un médico.
  • Al ser corrosivo, en contacto con la piel produce irritación y a una concentración elevada del reactivo, provoca quemaduras graves. En ese caso quitar toda ropa contaminada y lavar con abundante agua.
  • En caso de inhalación causa irritación de las vías respiratorias, caracterizada por asfixia, tos o falta de aire. En ese caso trasladar a la persona afectada al aire fresco y suministrar oxígeno si existe personal competente.
  • En caso de ingestión es corrosivo para el tracto digestivo, causa hinchazón, dolor de garganta y estómago, vómitos y hasta quemaduras en boca, garganta y estómago, vómitos y hasta quemaduras en boca, garganta y estómago, en este caso no provocar vómito, beber agua e inmediata atención médica.

Para la prevención es recomendable almacenar en zonas frías no más de 20°c y bien ventiladas, evitando focos de calor o luz solar directa. Etiquetar todo y cada producto con nombre y pictogramas de peligro. Alejar de sustancias incompatibles, separar la ropa de calle con la de trabajo. Y utilizar los EPP (elementos de protección personal) obligatorios.

  • Guantes de caucho butilo, nitrilo o neopreno.
  • Mascara respiratoria full-face de 12,5 a 35 ppm, con filtros especiales para amoniaco.
  • Overol completo de caucho butilo.
  • Zapatos de seguridad de caucho butilo o nitrilo.

Como profesional en la prevención debemos tener en claro que la implementación de la cultura preventiva y el autocuidado es fundamentalmente, pero a su vez, para tener más éxito con nuestro objetivo debemos hacer hincapié en la aplicación práctica de la normativa legal existente.

Reservá tus vacaciones

Fotografía