Inicio Seguridad Laboral Enfermedades profesionales de una cajera de supermercado.

Enfermedades profesionales de una cajera de supermercado.

El trabajo de una cajera suele ser de una jornada de 8:00hs, en las cueles su tarea consta de escaneo de productos y facturar los mismos, dichas actividades en algunos casos con el pasar del tiempo se tornan una amenaza a la salud ya que su trabajo consta de estar mucho tiempo parada/o, movimientos repetitivos, sobre esfuerzo, estrés por sobre exigencia etc. Esto en algunos simplemente es algo nocivo para la salud del trabajador y en otros casos podrían desencadenar en una “Enfermedad Profesional” que puede tratarse de:

-Tendinitis.

-Cansancio en las piernas y pies.

-Dolores lumbares.

-Problemas cervicales.

-El mal del túnel carpiano.

A continuación, desarrollaremos una de las enfermedades profesionales antes mencionada.

 

TENDINITIS

La tendinitis es la inflamación de un tendón, la estructura fibrosa que une el músculo con el hueso. Generalmente se producen por sobreuso de los tendones.

Con frecuencia se convierte en una patología crónica que tiene una alta tasa de reincidencia y que provoca dolor y aumento de sensibilidad alrededor de las articulaciones.

Causas

El principal motivo por el que surge es como consecuencia de una sobrecarga muscular o por una lesión. Sin embargo, también puede producirse debido al desarrollo de otra patología o por la edad, ya que con el envejecimiento los tendones van perdiendo elasticidad y se puede producir su degeneración.

Las tendinitis se pueden producir en cualquier tendón del cuerpo. Entre las áreas más comunes se encuentran los hombros, los talones, los codos y las muñecas.

Generalmente se producen en adultos jóvenes como consecuencia de un esfuerzo repetitivo (a menudo realizado en una mala postura) o por una sobrecarga en alguna zona del cuerpo.

Se podría distinguir entre tendinitis deportivas y tendinitis degenerativas. “Estas últimas se dan sobre todo en el tendón supraespinoso (en el hombro) y el glúteo medio (cadera), y pueden estar relacionadas con la edad y la patología reumática autoinmune”.

Entre las principales patologías que pueden causar esta afección destaca la diabetes de tipo 1 y 2 y la artritis reumatoide.

Síntomas

Las principales manifestaciones de esta patología son:

  • Dolor y sensibilidad en la movilización del tendón. Estos síntomas se agudizan en las zonas cercanas a las articulaciones.
  • Intensificación e incremento del malestar y el dolor con el movimiento o la realización de alguna actividad.
  • Dolor durante la noche.

En las fases iniciales las tendinitis solo molestan después de la actividad física.

Prevención

 

  • En las actividades deportivas es fundamental realizar un buen calentamientoantes de empezar.
  • Evitar movimientos repetitivos que puedan sobrecargar el tronco superior y el inferior. En el caso de realizar una práctica deportiva basada en las repeticiones conviene alternar estas series con periodos de descanso y recuperación.

Tipos

  • Epicondilitis lateral(conocida popularmente como codo de tenista): enfermedad producida por la tensión continua sobre los músculos y los tendones extensores del antebrazo, que tienen su origen en el codo.
  • Epicondilitis medial(codo de golfi­sta o  codo de tenista directo): enfermedad en la que la flexión forzada de la muñeca puede dañar los tendones que se insertan en el codo.
  • Tendinitis del manguito de los rotadores: patología que se caracteriza por la inflamación de la cápsula del hombro y de los tendones relacionados.
  • Tenosinovitis de DeQuervain: es el tipo más frecuente de tenosinovitis, que consiste en la inflamación de la vaina tendinosa de los tendones del pulgar.
  • Dedo en resorte o pulgar en resorte: tenosinovitis en la que la vaina del tendón se inflama y se engrosa, impidiendo así que la persona puede extender o flexionar sin dificultad el dedo o el pulgar afectados. El dedo o el pulgar pueden bloquearse o dispararse
  • Tendinitis aquilea: inflamación del tendón de Aquiles, que conecta los músculos de la pantorrilla con el talón. Puede estar provocada tanto por la pérdida de flexibilidad del tendón debido a la edad como por sobrecarga al practicar en exceso deportes como el runningo por hacerlo con una técnica incorrecta, con calzado inadecuado o con sobrepeso.
  • Tendinitis rotuliana: proceso inflamatorio del tendón rotuliano y de la vaina que lo envuelve que produce dolor, inflamación e impotencia funcional. Está muy relacionada con la actividad física.

Diagnóstico

El diagnóstico se hace mediante un examen físico en el que se localiza la zona afectada guiándose por el dolor, la hinchazón y el calor en la piel que recubre el área sensible. No son necesarias pruebas radiológicas, que sólo se realizan para descartar otras patologías.

Tratamientos

 

El tratamiento de la tendinitis pretende reducir y aliviar el dolor y la inflamación de la zona afectada. Para conseguirlo, la principal recomendación que ofrecen los especialistas es el reposo para relajar el tendón afectado y ayudarle a recuperarse. Si la tendinitis es grave, en algunas ocasiones el médico puede inmovilizar la zona para garantizar que el reposo se realizado. En muchas ocasiones los especialistas aconsejan combinar el reposo con tratamiento farmacológico, principalmente con antiinflamatorios no esteroideos, también conocidos como AINE. Los más utilizados son el ácido acetilsalicílico y el ibuprofeno. Estos fármacos pueden favorecer que se reduzca la inflamación de la zona. En los casos más graves los especialistas administran inyecciones de corticoides.

También se suele recomendar fisioterapia para fortalecer el área, garantizar que el tendón se recupere y prevenir futuras lesiones.

Junto a la fisioterapia manual, puede resultar útil el empleo de microondas, ultrasonido u ondas de choque, según el tipo de lesión y a quien afecte.

Cuando el reposo, los medicamentos y la fisioterapia no funcionan, puede ser necesario pasar a terapias invasivas, entre las que se encuentran la electrolisis ecoguiada (que genera un proceso reparador mediante la aplicación de una corriente eléctrica dentro del tendón) y la infiltración en el tendón de plasma rico en plaquetas.

La cirugía no suele aplicarse en este tipo de patología, aunque en alguna ocasión es necesaria para retirar tejido inflamado o calcificado que comprime al tendón.

Reservá tus vacaciones

Fotografía