Brasil

BRASIL es un país soberano de América del Sur que comprende la mitad oriental del subcontinente y algunos grupos de pequeñas islas en el océano Atlántico.

Con una superficie estimada en más de 8,5 millones de km², es el quinto país más grande del mundo en área total (equivalente a 47 % del territorio sudamericano). ​ Delimitado por el océano Atlántico al este, Brasil tiene una línea costera de 7491 km.​ Al norte limita con el departamento ultramarino francés de la Guayana Francesa, Surinam, Guyana y Venezuela; al noroeste con Colombia; al oeste con Perú y Bolivia; al suroeste con Paraguay y Argentina, y al sur con Uruguay. De este modo tiene frontera con todos los países de América del Sur, excepto Ecuador y Chile. ​ La mayor parte del país está comprendido entre los trópicos terrestres, por lo que las estaciones climáticas no se sienten de una manera radical en gran parte del mismo. La selva amazónica cubre 3,6 millones de km² del territorio. Gracias a su vegetación y al clima, es uno de los países con más especies de animales en el mundo.

POBLACION

Brasil, hasta entonces habitado por indígenas, tuvo su primer contacto con los europeos en 1500 a través de una expedición portuguesa liderada por Pedro Álvares Cabral. Tras el Tratado de Tordesillas, el territorio brasileño fue el segmento del continente americano que correspondió al reino de Portugal, del cual obtuvo su independencia el 7 de septiembre de 1822. Así, el país pasó de ser parte central del reino de Portugal a un imperio para finalmente convertirse en una república. Su primera capital fue Salvador de Bahía, que fue sustituida por Río de Janeiro hasta que se construyó una nueva capital, Brasilia. Su constitución actual, formulada en 1988, define a Brasil como una república federativa presidencialista. La federación está formada por la unión del Distrito Federal, los 26 estados y los 5565 municipios.

A pesar de que sus más de 202 millones de habitantes hacen de Brasil el sexto país más poblado del mundo, presenta un bajo índice de densidad poblacional. Esto se debe a que la mayor parte de la población se concentra a lo largo del litoral, mientras que el interior del territorio aún está marcado por enormes vacíos demográficos. El idioma oficial y el más hablado es el portugués, que lo hace el mayor país lusófono del mundo. ​ Por su parte, la religión con más seguidores es el catolicismo, siendo el país con mayor número de católicos nominales del mundo. La sociedad brasileña es considerada una sociedad multiétnica al estar formada por descendientes de europeos, indígenas, africanos y asiáticos.

ECONOMIA

La economía brasileña es la mayor de América Latina y del hemisferio sur, la sexta mayor del mundo por PIB nominal y la séptima mayor por paridad del poder adquisitivo (PPC)​. Es considerado una economía de renta media-alta por el Banco Mundial y un país recientemente industrializado, que tiene la mayor proporción de riqueza global de América Latina debido al abundante petróleo y diversos minerales encontrados fácilmente en el país​. En 2016, el 10% más rico posee 55% del ingreso nacional. ​ Como potencia regional y media, la nación tiene reconocimiento e influencia internacional, siendo que también es clasificada como una potencia global emergente y como una potencial superpotencia por varios analistas.

La economía brasileña es diversa​ y abarca la agricultura, la industria y un número variado de servicios. ​ Actualmente el país ha conseguido imponer su liderazgo global gracias al desarrollo de su economía. ​ La fuerza económica que ha demostrado se debe, en parte, al boom mundial en los precios de las commodities y de los mercados para su exportación, como la carne bovina y la soya.  Las perspectivas de la economía brasileña también mejoraron gracias al descubrimiento de enormes reservas de petróleo y gas natural en la cuenca de Santos. ​ Al convertirse en una potencia mundial en la agricultura y en recursos naturales, Brasil alcanzó su mayor auge económico de las últimas tres décadas.

En 2007, la agricultura y los sectores asociados, como la silvicultura, explotación forestal y pesca, contabilizaron el 6,1 % del producto interno bruto,​ un desempeño que pone la agroindustria en una posición destacada en la balanza comercial, a pesar de las barreras comerciales y de las políticas de subsidios adoptadas por los países desarrollados.​ Según un documento publicado en 2010 por la OMS, Brasil es el tercer exportador más importante de productos agrícolas del mundo, solo por detrás de Estados Unidos y la Unión Europea.

La industria automovilística, del acero, petroquímica, de las computadoras, aeronáutica y de bienes de consumo duraderos contabilizan el 30,8 % del PIB. La actividad industrial está concentrada geográficamente en las áreas metropolitanas de São Paulo, Río de Janeiro, Curitiba, Campinas, Porto Alegre, Belo Horizonte, Manaus, Salvador de Bahía, Recife y Fortaleza. ​ El país es responsable de tres quintos de la producción industrial de la economía sudamericana y participa en diversos bloques económicos, como Mercosur, el G-20 y el Grupo de Cairns.

TURISMO

El turismo en Brasil es una actividad importante en varias regiones del país. Con 6.306.000 visitantes extranjeros en 2015, ​ Brasil es el primer destino del mercado turístico internacional en América del Sur y ocupa el segundo lugar en América Latina en términos de turistas internacionales, después de México.

Los gastos de los turistas extranjeros que visitan Brasil alcanzaron los 4,9 mil millones de dólares en la primera mitad de 2011, un 15,5 % más que en el mismo periodo en 2010.

El país abarcó el 3,4 % del flujo turístico internacional en el continente americano en 2010. En 2005, el turismo contribuyó con el 3,2 % de los ingresos nacionales derivados de bienes y servicios, y fue el responsable de la creación de 7 % de los empleos directos e indirectos. ​ En 2006, se estima que 1,87 millones de personas fueron empleadas en el sector: 768 000 empleos formales (41 %) y 1,1 millones de puestos informales (59 %). El turismo nacional representa una parte fundamental del sector, contabilizando 51 millones de viajes en 2005. 

Algunos lugares turísticos para conocer en Brasil pueden ser Sao Paulo, Río de Janeiro, Salvador da Bahía, Brasilia, Fortaleza, Buzios, Foz do Iguazú.

CLIMA

El clima de Brasil dispone de una amplia variedad de condiciones climáticas en una región grande y con una topografía variada, aunque se puede considerar que la mayor parte del país cuenta con un clima tropical.

El clima ecuatorial es el que predomina en gran parte del norte de Brasil. No existe una estación seca como tal, aunque sí existen algunas variaciones en la cantidad de precipitaciones entre cada periodo del año. ​ La temperatura media es de 25 °C, ​ la cual tiene una mayor variación entre el día y la noche que entre estaciones. Las lluvias en el centro de Brasil son más escasas, característico de un clima de sabana. ​ Esta región es tan extensa como la cuenca del Amazonas, pero con un clima muy diferente, ya que se ubica más hacia el sur y en una altitud inferior. En el nordeste, la diferencia de precipitaciones entre las estaciones es aún más extremas, ya que esta región de clima semiárido generalmente recibe menos de 800 mm lluvia, ​ la mayoría de estas cae en un periodo que abarca tres a cinco meses cada año​ y, cuando se presenta una menor cantidad de lluvia, se presentan largos periodos de sequía. La Gran Sequía de 1877-1878, fue la más grave registrada en el país​ y provocó la muerte de cerca de medio millón de personas.

Al sur de Bahía, a partir de São Paulo, la distribución de las lluvias cambia, ya que se presentan precipitaciones a lo largo de todo el año. ​ El sur y la región sureste poseen condiciones de clima templado, con inviernos frescos y una temperatura media anual que no supera los 18 °C; las heladas invernales son bastante comunes, así como la caída ocasional de nieve en las áreas más elevadas.

FLORA Y FAUNA

La gran extensión territorial de Brasil comprende diferentes ecosistemas, como la Amazonia, reconocida por albergar la mayor diversidad biológica en el mundo, la Mata Atlántica y el Cerrado, que también sustentan una gran biodiversidad, ​ por los cuales Brasil es clasificado como un país megadiverso.

La rica vida silvestre de Brasil refleja la variedad de hábitats naturales. Los científicos estiman que el número total de especies vegetales y animales en Brasil es de aproximadamente cuatro millones. ​Dentro de los grandes mamíferos brasileños se incluye a pumas, jaguares, ocelotes, zorros vinagre, zorros, coyameles, tapires, osos hormigueros, perezosos, zarigüeyas y armadillos. Los venados son abundantes en el sur y muchas especies de platyrrhini pueden ser encontradas en la selva tropical del Norte. ​ Según datos de 1993, Brasil albergaba entonces 69 de las 244 especies de primates conocidas en el planeta. ​ La preocupación por el medio ambiente creció en respuesta al interés mundial en las cuestiones ambientales.

El patrimonio natural de Brasil está seriamente amenazado por la ganadería, la agricultura, la explotación forestal, la minería, el reasentamiento, la extracción de petróleo y gas natural, la sobrepesca, el comercio de especies salvajes, las presas e infraestructura, la contaminación del agua, el cambio climático, el fuego y las especies invasoras. En muchas áreas del país, el ambiente natural está amenazado por el desarrollo urbano. ​ La construcción de carreteras en medio de la vegetación, tales como la BR-230 y la BR-163, abrieron áreas anteriormente aisladas a la agricultura y al comercio; las presas inundaron valles y hábitats salvajes y las minas crearon cicatrices en la tierra que alteraron el paisaje.

Artículo anteriorEl Calafate
Artículo siguienteTransporte terrestre internacional

Reservá tus vacaciones

Fotografía