20 febrero, 2024

El trabajo administrativo: Es un tipo de trabajo sedentario que se caracteriza por mantener una posición estática, generar movimientos repetitivos y por tener un puesto de trabajo y una silla asignada. Este usuario sedentario tiene un gran riesgo de lesiones por esfuerzos repetitivos como el síndrome del túnel carpiano, el dolor de cabeza y problemas de concentración causados por la fatiga ocular y sequedad de ojos. La ergonomía en el trabajo de administrativo en la oficina es fundamental y en cada puesto de trabajo se deben tener en cuenta: la postura, la toma de informaciones visuales, la tarea a realizar y el alcance manual de los objetos o mandos.

Ergonomía: Es la adaptación de las máquinas y los puestos de trabajo al hombre. Esta disciplina se encarga del diseño de los lugares de trabajo e intenta mejorar la relación de las personas con su entorno durante una determinada actividad laboral. El objetivo de la ergonomía en el trabajo de administrativo en la oficina es cuidar de la salud de los trabajadores aumentando su bienestar y mejorando la productividad. Cuidar las necesidades de los trabajadores y los espacios que habitan aumentan la eficiencia y previene diferentes enfermedades asociadas a las actividades dentro una oficina. Además mejora la motivación y disminuye la fatiga. Por tanto, diseñar oficinas modernas y ergonómicas es un reto que consiste en satisfacer las necesidades de la empresa y del individuo. La ergonomía en el trabajo administrativo es un desafío para contentar a trabajadores y a empresarios por el bien común, un ambiente de trabajo más agradable, más cómodo y saludable.

La posibilidad de fijar el mobiliario a las necesidades del trabajador es relativa a la altura del asiento, inclinación del respaldo y la altura del soporte lumbar. Los elementos de regulación deben ser simples en lo que se refiere a su manejo y accesibles mientras el usuario está sentado en la silla. Las sillas de oficinas deben ser giratorias para proporcionar una mayor movilidad sin forzar la postura. La silla debe ser estable con un buen respaldo que proporcione un apoyo en la zona lumbar. Para mejorar la ergonomía en el trabajo administrativo es conveniente que las sillas tengan reposabrazos y ruedas para que el usuario se mueva para acceder a cajones, mesas supletorias y no tenga que hacer esfuerzos. Las mesas deben ser amplias. De este modo, además de tener espacio para la documentación, la pantalla y el teclado se pueden colocar en un lugar adecuado.

Para lograr la mayor ergonomía en el trabajo administrativo en una oficina hay que tener en cuenta las interacciones del usuario con el puesto de trabajo informático y cuidar la relación de los pies con el suelo, las manos y brazos con el teclado, los ojos con la pantalla y los documentos empleados y la espalda con la silla. El atril permite al usuario tener los paneles y documentos más cerca de los ojos y en un ángulo que facilita una mejor postura de la cabeza, cuello y tronco. Se recomienda que la pantalla del ordenador esté situada como mínimo a unos 50cm de los ojos del usuario. Aún mejor si está situada a 60 ó 65cm de los ojos. El teclado debe estar ubicado a la altura correcta. De lo contrario, pocos cm de diferencia pueden imponer posturas incómodas para las muñecas, el cuello o los hombros. Los reposabrazos son muy importantes puesto que los brazos deben descansar en un apoyo confortable. Cuando no hay reposabrazos, o cuando el teclado está bajo, una solución adecuada es disponer de reposamuñecas, un elemento del agrado de muchos usuarios de ordenador que mejorará la ergonomía en el trabajo del administrativo.

Las actividades administrativas que se desarrollan en la oficina pareciera que no tienen riesgos ergonómicos ya que no se realizan cargar físicas. Pero la ergonomía en el trabajo administrativo es igualmente muy importante ya que ayuda a evitar riesgos físicos provocados por las malas posturas.