24 abril, 2024

Bariloche es una ciudad ubicada en la provincia de Río Negro, Argentina.
La ciudad está ubicada dentro del parque nacional Nahuel Huapi, junto a la cordillera de los Andes.

Después de 1914, la Primera Guerra Mundial provocó el quiebre del comercio internacional, pero Bariloche se favoreció debido a la llegada de turistas nacionales e internacionales que no podían vacacionar en Europa, el viejo continente.
La actividad turística en Bariloche hasta 1934, no pudo insertarse exitosamente en el mercado mundial, aunque tuvo un gran impulso con la llegada del ferrocarril. Sin embargo, recién en 1935 comienza a crecer.
Durante los viajes de exploración el turismo fue pensado como un lugar de recreación y exploración científica, más que como actividad productiva.
Científicos y aventureros financiados por el estado, recorrían el Nahuel Huapi estudiando la región. Durante su estadía disfrutaron de la tranquilidad y belleza que brindaba el entorno natural de bosques, lagos y montañas. Así nació el mito de la “Suiza Argentina”, un lugar que, según proyectaba Francisco Moreno, debía ser conservado en su estado original para el goce y la investigación. De ahí surge la idea de crear un parque nacional.

Se creó la Comisión de Estudios Hidrológicos, a cargo del estadounidense Bailey Willis.
Willis tuvo la idea de convertir a Bariloche en la ciudad central de la región, tanto por su paisaje como por su potencial económico. En ella sería posible ampliar la producción, fomentando además de la agricultura, la actividad turística y la producción industrial, imitando lo hecho por Estados Unidos en el siglo XIX. Willis propuso también la creación del Parque Nacional del Sud (Posteriormente el Parque Nacional Nahuel Huapi) hacia el oeste del Nahuel Huapi. La zona este quedaría reservada para el desarrollo industrial. De esta manera, la representación de la “Suiza Argentina” podía plasmarse en la realidad.
Se construyeron en Bariloche hoteles, comercios, caminos y puentes para desarrollar la actividad turística en la región.

A fines del siglo XIX, Carlos Wiederhold construyó el primer albergue para turistas. En principio, cubría el alojamiento de quienes se vinculaban al comercio, pero servía también para hospedar a los visitantes. Ofrecía, a su vez, excursiones por tierra y por montaña, a través del tren El Cóndor. A partir de la segunda década del siglo XX, se produce una importante obra de infraestructura turística que incluyó, entre otros, los hoteles Perito Moreno y Suizo, además de varios albergues. También se instaló una empresa de navegación, la Andina del Sud, se abrieron varias casas de comercio, restaurantes y confiterías. Se construyeron puentes y caminos, y se finalizó el ramal ferroviario que unía a San Antonio con Bariloche. Toda la infraestructura imitaba el modelo europeo.
Se quería impedir la construcción de hoteles lujosos. En su lugar, la idea era construir un hotel central y varios hoteles menores, hosterías y campings, para permitir el acceso a todas las clases sociales. En la práctica, ante la ausencia de medios de transportes accesibles, el turismo quedó reservado a la burguesía porteña e internacional.
El Parque Nacional quedó dividido en dos zonas: la del oeste (en la frontera con Chile), reservada a la conservación del bosque y la del este, para la instalación de infraestructura turística y urbana.

Como dato adicional, vale comentar que Bariloche es una ciudad que tiene como una de sus actividades principales el Turismo de Ski y el Turismo Estudiantil debido a los viajes de egresados.
Recién en el año 1931 se funda el Club Andino Bariloche, y siete años después, se realiza la primera carrera de esquí en el Cerro Catedral (hoy el mayor lugar de referencia a la hora de esquiar en Argentina). En 1941 se crea la Federación Argentina de Ski y Andinismo (FASA).
En el caso del Turismo Estudiantil, es en la década del ´50 que Bariloche comenzó a recibir grupos de jóvenes argentinos que se encontraban cursando el último año de la escuela secundaria. De a poco esta práctica se extendió por todo el país y fue adoptando las modalidades de viaje de egresados o viaje de estudios.
En la actualidad, el Turismo Estudiantil o Turismo Joven es una parte importante de la demanda turística de Bariloche, representando una significativa fuente de recursos y empleo para la economía local.