17 abril, 2024

Antes de hablar de la historia del Mouse sepamos primero que son los periféricos,
En informática, el término periférico se aplica a cualquier equipamiento o accesorio que está conectado a la CPU, por ejemplo: las impresoras, el escáner, lectores y/o grabadoras de CD y DVD, lectores de tarjetas de memoria, mouse, teclado, webcams, son ejemplos de periféricos. Cada periférico tiene su función definida y ejecuta o envía tareas a la computadora de acuerdo a la función para la que fue diseñado. Existen tres tipos de periféricos: los periféricos de entrada (envían información a la computadora (teclado, mouse, micrófono); los periféricos de salida (transmiten información desde la computadora hacia el usuario (monitor, impresora, parlantes, auriculares); y los periféricos mixtos (envían y reciben información para y desde la computadora (escaners, lectoras y grabadoras de cd y dvd, teléfonos).
Recuerdo muy bien la primera vez que vi un mouse, era el año 1993 y estaba en la secundaria, en la clase de computación, con mis compañeros habíamos juntado $2 cada uno para juntar plata y poder comprarlos para el colegio. Esa mañana hacíamos fila detrás de las una tres computadoras que tenían mause para usarlas, no podíamos creer que como esa bolita debajo podía mover la flecha.
Para conocer el surgimiento del mismo es necesario retroceder un poco (bastante) en el tiempo, más precisamente a Canadá, a los años 50. Aproximadamente diez años antes de la creación del primer mouse, el Comando Marítimo de las Fuerzas Canadienses contactó a varias empresas que pudieran estar interesadas en participar de varios proyectos que involucraban a las fuerzas armadas. Uno de esos proyectos pretendía crear una máquina que fuera capaz de compartir datos de radares y sonoros en tiempo real, para que todos los combatientes pudieran tener una visión unificada del campo de batalla. Pero la parte más interesante es que este proyecto incluía un dispositivo curioso para la época. Los operadores enviaban los datos de los radares a través de un trackball, una especie de «mouse» en el que, para poder mover el cursor, bastaba con girar una bola ubicada en el dispositivo. Claro que este primer trackball no tenía la elegancia y el peso de los modelos actuales. Para tener una idea, la Marina Canadiense usaba una bola del tamaño de una de boliche para la construcción de ese dispositivo, y como se trataba de un proyecto militar y por lo tanto secreto, éste trackball nunca fue registrado.
El primer prototipo del mouse moderno surgió de una investigación independiente del investigador Douglas Engelbart, del Instituto de Investigación Stanford, que trabajó en un proyecto muy avanzado para la época. A principio de la década de los 60, la mayoría de las computadoras todavía eran operadas con tarjetas perforadas y otros métodos que no permitían la interacción del usuario con la máquina.

Engelbart trabajaba en una máquina que tenía como objetivo aumentar el intelecto humano. Muchas de las tecnologías que se utilizan en la actualidad surgieron de ese proyecto, como la interfaz gráfica, los videos y el chat.

Entre los dispositivos de entrada presentados por Engelbart en 1968, durante la primera demostración pública de su proyecto, había una pequeña caja de madera con un botón rojo en la parte superior y un cable que salía de uno de los lados, simulando de alguna forma, la cola de un ratón. Fue el primer mouse de la historia.
Algunas semanas después de la presentación de Engelbart, la empresa alemana Telefunken lanzó un modelo de mouse que tenía una pequeña esfera de goma en el interior, responsable del registro de las coordenadas. Aunque el dispositivo formara parte de los componentes de las computadoras de la marca, ese fue considerado como el primer mouse comercializado de la historia.
Los siguientes mouses que ganaron el mercado fueron comercializados con las computadoras personales Xerox, como el Alto, de 1973, la primer computadora para usar como desktop que poseía una interfaz gráfica basada en el uso del «ratón».
A pesar de las investigaciones realizadas en 1980 sobre el mouse óptico, fue en 1999 que surgió el primer modelo comercial de este tipo. El IntelliMouse con IntelliEye, de Microsoft, funcionaba sobre casi cualquier tipo de superficie y presentó mejoras significativas comparándolos con el mouse mecánico.
La principal diferencia era el hecho de que la «bolita» del mouse mecánico fue sustituida por un LED infrarrojo, con la ventaja de que este modelo no acumulaba suciedad, evitando que el usuario tenga que abrir el dispositivo para limpiarlo. La serie IntelliMouse fue la primera en incorporar el scroll Wheel (la rueda de scroll entre los dos botones)
Tiempo después, estos modelos siguieron evolucionando y el LED fue sustituido por un láser, invadiendo el mercado en 2004 hasta la actualidad.

A casi 70 años del invento del primer mause para uso militar, hoy prácticamente no podemos utilizar una computadora sin él, por lo cual seguramente el mouse sea uno de los inventos más importantes tecnológicamente hablando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *