25 mayo, 2024

“Nuestra sociedad contemporánea suele denominarse sociedad industrial, sociedad democrática de masas, sociedad capitalista avanzada o sociedad de previsión. Igualmente podría llamársele sociedad organizada, ya que se caracteriza por su organización multifacética y por el número elevado de formaciones sociales complejas, conscientes de sus fines y racionalmente constituidas. Tales formaciones son las instituciones burocratizadas que han surgido en los campos más importantes de la vida, como por ejemplo las empresas” dice Mayntz.

La organización no es solamente una forma de ordenación, es también un elemento importante en la dinámica social. Vivimos en una sociedad en masa, en la cual dentro de la organización se van desarrollando distintas áreas, así fue que la Administración se caracterizó tanto por su difusión e independencia como por el cambio de su estructura en la dirección de la burocracia moderna que Max Weber describe en sentido típico-ideal.

La burocracia moderna se caracteriza en la forma en que recluta a sus funcionarios y la relación en la que estos se encuentran respecto al cargo que ocupan.

Weber consideraba que otra característica especial dentro de la administración era su configuración interna, donde se incluía:

  • La escala de cargos
  • Sistema de jerarquización, control y gestión
  • Competencia de los cargos
  • Sanciones permitidas a los empleados
  • Facultades de mando

En esta sociedad moderna y de grandes aglomeraciones, nos encontramos cada vez con un crecimiento mayor en cuanto a las empresas. Estas como toda organización, necesitan de una administración. Para ello existen distintos departamentos, y cada uno de estos departamentos cuenta con personal idóneo que tiene las habilidades y competencias necesarias que requiere el puesto.

Entre estos departamentos podemos mencionar:

Gerencia administrativa y finanzas: Propone el plan anual de adquisiciones de bienes, controla los procesos de abastecimiento de bienes y servicios. También controla el estado de personal, su presupuesto anual, conociendo exactamente cuál es la situación remunerativa de los mismos.

Legales: Se encarga de lo relacionado a las autorizaciones, concesiones administrativas y licencias necesarias para que la empresa pueda desarrollar su labor. Debe informar de las actuaciones que ésta puede y no puede realizar para evitar sanciones administrativas. En caso de que llegara a iniciarse un expediente sancionador, el abogado también tendría que ocuparse de la defensa

RR.HH: Organiza y recluta al futuro personal de la empresa mediante una selección de acuerdo a las necesidades de la empresa. Evalúa el desempeño del personal y lo controla. Se implica en el clima y la satisfacción laboral, para asegurar un mejor rendimiento y un buen clima laboral.

Marketing: La función de esta área es identificar y analizar oportunidades de negocios que puedan existir en el mercado, mediante una investigación de mercados que permita identificar y analizar necesidades, problemas, deseos, cambios y tendencias en el mercado.

Gestoría: Su actividad principal es gestionar diferentes tipos de trámites u operaciones que se llevan a cabo mediante un procedimiento. Es muy importante, ya que sin él no se conocerían los procesos o formas de actuar en cada caso.

Muchas veces nos encontramos con procesos burocráticos, algunos de carácter urgente y que llevan mucho tiempo, retardando la productividad de la empresa. Es por eso, que el papel del gestor dentro de la empresa es de suma importancia. Su tarea, no solo es dar soporte en distintas áreas, sino también, quitar tareas a otros departamentos para que estos tengan mayor tiempo y genere mayor productividad. A pesar de que la tarea del gestor sea más específica para procesos burocráticos, va a dar soporte a otros departamentos para que estos tengan la posibilidad de optimizar los tiempos y así generar mayor productividad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *