17 julio, 2024

Un  incendio es un fuego de grandes proporciones que se desarrolla sin control, el cual puede presentarse de manera instantánea o gradual, pudiendo provocar daños materiales, interrupción de los procesos de producción, pérdida de vidas humanas y afectación al ambiente.

De acuerdo al lugar en donde se desarrollan  hay incendios urbanos y forestales.

Los urbanos se deben principalmente a cortocircuitos en instalaciones defectuosas, sobrecarga o falta de mantenimiento en los sistemas eléctricos, fallas u operación inadecuada de aparatos electrodomésticos; falta de precaución en el uso de velas, veladoras y anafres; manejo inadecuado de sustancias peligrosas y otros errores humanos.

A su vez, los incendios forestales son producidos principalmente por quemas de limpia para uso del suelo en la agricultura, quemas de pasto para la obtención de ‘pelillo’ que sirve como forraje, con el objeto de combatir plagas y otros animales dañinos; fogatas en los bosques; lanzamiento de objetos encendidos sobre la vegetación herbácea; tormentas eléctricas, desprendimiento de las líneas de alta tensión y acciones incendiarias intencionales.

Principalmente un incendio se produce por por la presencia de cuatro elementos básicos: calor, material combustible, una concentración apropiada de oxígeno y la reacción en cadena.

El primero de estos factores necesarios, el combustible: puede ser cualquiera entre millares de materias: carbón madera, gasolina,etc. En estado normal estos materiales no arden,para hacerlo necesitan gas.

El calor es el segundo factor para que el fuego arda ya que este nos da la temperatura necesaria para convertir en gas al combustible, de manera de arder. Algunos combustibles se convierten en gas (se gasifican o se volatilizan) a temperaturas mas altas.

El tercer factor para que el fuego arda, es el oxígeno: para provocar la ignición y comenzar a arder, el fuego necesita oxígeno.

El último factor para que el fuego arda es una fuente de ignición: cualquier instrumento que desencadene el fuego.

En un incendio se diferencian cuatro etapas:

  • Etapa incipiente: se caracteriza porque no hay llama, poco humo y temperatura baja; se genera gran cantidad de partículas de combustión. Estas partículas son invisibles y se comportan como gases, subiéndose hacia el techo.
  • Etapa latente:Aún no hay llama o calor significativo; comienza a aumentar la cantidad de partículas hasta hacerse visibles; ahora las partículas se llaman humo.
  • Etapa de llama:Según se desarrolla el incendio, se alcanza el punto de ignición y comienzan las llamas. Baja la cantidad de humo y aumenta el calor. Su duración puede variar, pero generalmente se desarrolla la cuarta etapa en cuestión de segundos.
  • Etapa de calor se genera gran cantidad de calor, llamas, humo y gases tóxicos.

Control de incendios

La extinción del fuego está basada en la interrupción de uno o más factores de los elementos esenciales del proceso de combustión. La combustión con llama puede ser extinguida reduciendo la temperatura, eliminando el combustible, oxigeno, o deteniendo la reacción química en cadena. Si el fuego se encuentra en su etapa latente, solamente existen tres opciones para la extinción: reducción de la temperatura, eliminación del combustible, y dilución del oxigeno.
Productos para la extinción

CLASIFICACIÓN DE LOS INCENDIOS Y MÉTODOS DE EXTINCIÓN

Clase A : Incendios donde se involucran materiales combustibles ordinarios tales como madera, ropa, papel, goma y algunos plásticos. El agua es utilizada para efectos del enfriamiento a fin de reducir la temperatura de los materiales incendiados por debajo de su temperatura de ignición.

Clase B: Incendios que involucran grasas, gases y líquidos inflamables. El efecto de sofocación por exclusión del oxigeno es el más efectivo. Otro método de extinción incluye la remoción del combustible y reducción de la temperatura.

Clase C: Incendios que involucran equipos eléctricos energizados. Este tipo de incendios pueden ser controlados por medio de un agente extintor no conductor.

Clase D: Incendios que involucran metales combustibles, tales como magnesio, titanio, circonio, sodio y potasio.

AGENTES PARA COMBATIR EL FUEGO

El agua Agua por su abundancia resulta el más común en la extinción de incendios. Su acción extinguidora esta fundamentada en el enfriamiento de la materia en combustión. Se aplica bajo la forma de un chorro, o también como un rocío muy fino sobre toda la superficie encendida. Se rocia en grandes cantidades a traves de mangueras. Este agente extinguidor sólo puede ser aplicado en los fuegos CLASE «A», y en algunos casos en fuegos CLASES «B». Nunca deben usarse en los fuegos CLASE «C», y menos aun en los fuegos CLASE «D».

La Espuma: La espuma se puede producir mezclando una solución de sulfato de aluminio con otra de bicarbonato de Sodio y agregándole un estabilizador. En los equipos portátiles la espuma es producida por la reacción de las soluciones señaladas, originándose una presión interna como consecuencia de la generación de gas carbónico, capaz de impeler la espuma a una distancia de siete (7) metros. La espuma eliminará el oxigeno al formar una capa que impide el paso del aire, y además, enfría un poco. Se aplica en forma de una capa que cubra la superficie del líquido en combustión.  Es especialmente útil en la extinción de los fuegos CLASE B, y en los que el efecto de sofocación del agente extinguidor es de gran importancia. Ciertos solventes (acetona,alcoholes etc.) deshacen la espuma, por lo que no es conveniente emplearla en incendios de estas sustancias. Al ser conductora de electricidad nunca debe emplearse en fuegos CLASE C. También está contraindicada para los fuegos CLASE D.

El Dióxido de Carbono CO2: Este gas puede almacenarse bajo presión en los extintores portátiles y descargarse a través de una boquilla especial en el sitio donde se necesita. La característica extinguidora del gas carbónico, es su efecto de sofocación acompañado de un ligero enfriamiento. No debe usarse en áreas cerradas o de escasa ventilación,  Es adecuado para fuegos CLASE B y CLASE C. No es adecuado para las otras clases de fuego.

El Polvo Químico Seco: esta constituido por mezclas de incombustibles de productos finamente pulverizados, tales como Carbonatos de Sodio, Bicarbonato de Sodio , Sulfato de Sodio, Silicato de Sodio, Bentonita, etc. Actúa por ahogamiento ya que se aplica procurando formar una capa sobre la materia en combustión. En los equipos portátiles este agente extinguidor es expulsado por la presión liberada por una cápsula de nitrógeno, ubicada en el interior del extintor y la cual es rota en el momento de su uso.De acuerdo a la composición de la mezcla, el polvo químico es adecuado para los fuegos CLASE A, B, y C. No es adecuado para los fuegos CLASE D.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *