27 febrero, 2024

En las investigaciones de los accidentes que se desarrollan dentro de los recintos confinados, sigue observándose que no se aplican correctamente las medidas orientadas a la prevención de las situaciones potencialmente peligrosas. No se llevan a cabo procedimientos de actuación adecuados a los espacios confinados en los que se realizan los trabajos. En muchos de los casos se observa a su vez, que los operarios carecen de la formación adecuada para realizar su trabajo en este tipo de entornos.

Estas situaciones determinan que sigan originándose accidentes que podrían evitarse fácilmente si se trabajase de manera adecuada. Esta situación debe cambiar si queremos que disminuya la accidentabilidad asociada a los recintos confinados.

El objetivo de la presente guía es ofrecer, tanto a los responsables de seguridad de las empresas, como a los trabajadores que desarrollan su actividad en este tipo de lugares, unos conocimientos que les ayuden a realizar sus respectivos trabajos adecuadamente y de la manera más segura posible.

Los datos aquí expuestos permitirán a los técnicos de seguridad, adquirir los conocimientos para desarrollar procedimientos adecuados a todas las situaciones posibles y a los trabajadores ser capaces de seguirlos e interpretarlos de manera que su trabajo se realice con el mayor nivel de seguridad posible.

Un recinto o espacio confinado es “cualquier espacio total o parcialmente cerrado, con aberturas limitadas de entrada y salida, y ventilación natural desfavorable, en el que pueden acumularse contaminantes tóxicos o inflamables, o tener una atmósfera deficiente en oxígeno, y que no está concebido para una ocupación continuada por parte del trabajador”. Ejemplo: tanques, pozos, alcantarillas, depósitos, chimeneas, fosos, etc.

En cuanto a las aberturas limitadas de entrada y salida no ha de basarse solamente en el tamaño de las mismas, sino que hay que tener en cuenta la dificultad en cuanto al acceso al recinto

Riesgos asociados con los espacios confinados se clasifican en : Clase A: situación inmediatamente para la salud o la vida Siendo los peligros principales la deficiencia de oxigeno, atmosfera combustible o explosiva, concentración de sustancias toxicas. Necesita autorización de entrada por escrito y un plan de trabajo específico.

Clase B: no es inmediatamente peligroso para la vida ni la salud, pero si no se toman las medidas adecuadas pueden ocasionar daños o enfermedades. Precisa de seguridad en el método de trabajo con un permiso para entrar sin protección respiratoria.

Clase C: lugares en los cuales no se requiere ninguna modificación en el procedimiento habitual de trabajo. Se necesita seguridad en el método de trabajo, pero no se necesita permiso de entrada.

Se consideran Atmosferas peligrosas: cuando: el nivel de o2 sea menor a 19.5 % o superior a 23%, exista gran acumulación de agentes inflamables o explosivos, o acumulación de contaminantes tóxicos. Esto puede desembocar en Anoxia e Intoxicación.

Valor Límite Ambiental: EXPOSICION DIARIA: representa los valores en los cuales el trabajador puede estar expuesto 8 hs diarias sin sufrir efectos adversos para su salud.

EXPOSICION CORTA: son los valores que no deben ser superados por ningún trabajador durante un periodo de 15 minutos a lo largo de su jornada laboral.

La intoxicación por la realización del trabajos en recintos confinados suele ser producida por concentraciones altas del agente químico (intoxicación aguda) provocando un daño de forma inmediata o a corto plazo. Pero por otro lado también se pueden darse efectos a largo plazo originando una enfermedad profesional por exposiciones repetitivas (intoxicaciones crónicas).

En ciertos trabajos realizados en los espacios confinados existe peligro de incendio y/o explosión. Estas situaciones pueden derivar en consecuencias especialmente catastróficas, debido al carácter confinado del lugar donde se producen.

El fuego es el resultado de la combustión debida a una reacción química de oxidación con resultado altamente exotérmico (que produce mucho calor).

Para que se produzca el fuego es necesaria la presencia simultánea de tres elementos: foco de ignición (o energía de activación), combustible y comburente combinados en la proporción adecuada. De manera que, en caso de desaparecer uno de ellos (o reducirse drásticamente) el fuego se extingue. Esto se representa mediante el llamado “triángulo del fuego” donde será necesaria la presencia de los tres lados del mismo para mantener el proceso de ignición.

Se ha descubierto que esta forma tradicional de representar el fuego, el triángulo, no es del todo correcta y que hay que añadir un nuevo elemento, la reacción en cadena. Se define así el “tetraedro del fuego.

Debido al gran poder destructivo de un incendio, es fundamental un buen estudio del espacio confinado antes de realizar la entrada. Esto permitirá conocer cuáles son las sustancias químicas presentes o susceptibles de encontrarse presentes en el interior del recinto, y así determinar cuáles de ellas pueden resultar inflamables. También identificará los posibles focos de ignición existentes en el lugar mientras se realizan los trabajos, y las condiciones (posible concentración) del oxígeno. En función de los resultados deberán de tomarse las medidas adecuadas para controlar el riesgo.

Las medidas de control de atmósferas inflamables y/o explosivas irán encaminadas a evitar la presencia de los tres elementos que conforman el triángulo del fuego, en el mismo espacio confinado. Para ello es fundamental la adopción de medidas organizativas que garanticen esta situación.

Serie de riesgos en espacios confinados: Caídas en altura/ Caídas al mismo nivel/ Golpes/Caída de objetos al interior/ Sobre esfuerzos /Atrapamientos/ Ahogamientos/ Enterramientos o sepultamientos/ Contactos eléctricos/ Sustancias corrosivas/ Riesgos macrobiologicos/Riesgos microbiológicos/ Temperaturas extremas/ Ruido.

En los casos en los que un operario deba acceder a un recinto confinado para la realización de su trabajo, deberá disponer previamente de un procedimiento de trabajo que conozca y comprenda. Este será redactado por el departamento de prevención de su empresa.

En este documento se regularán las actuaciones a seguir por el personal durante la ejecución de trabajos en el interior de los recintos confinados, para evitar o controlar adecuadamente todos los posibles riesgos existentes en él.