25 mayo, 2024

Si preguntamos a un grupo de jóvenes estudiantes dónde prefieren trabajar al largo plazo, lo más probable es que la mayoría opte por ejercer en una gran empresa, otro grupo más reducido haciendo su propio camino, otro sector preferiría como independiente o FreeLancer, y apenas uno que otro se vería en una mediana o pequeña empresa.

Sin embargo, las estadísticas no mienten: las pymes concentran gran  cantidad de trabajadores en el mundo. Pero, ¿por qué prevalece esa visión tan estigmatizada contra las pymes en materia laboral? ¿Qué ventajas le supondría laborar en una mediana o pequeña empresa a un joven profesional?

No podemos evitar una gran verdad: trabajar en una gran empresa es económicamente más rentable que hacerlo en una pyme. Las razones son varias y no hay motivo de discusión al respecto. Las grandes empresas pueden ofrecer salarios más jugosos a los recién egresados, brindarles además mayores beneficios laborales (más días de vacaciones, utilidades, bonos de rendimiento, comedor en planta), y oportunidades de desarrollo educativo y profesional.

A su vez, también el miedo a lo desconocido, o la falta de “espalda” de una gran empresa ante posibles crisis o disminución de ingresos/personal hace que un joven opte en su mayoría por ingresar laboralmente a un empresa, en su preferencia de mayor renombre, lo que quizás genere en él es la confianza y tranquilidad por su trayectoria.

Pero si hablamos de ventajas o beneficios entre ellos sin duda se encuentra evitar el ser el típico cadete de los mandados o del café. Mientras escalar en una gran empresa toma años asumir grandes responsabilidades también. En cambio, en una pyme nunca un egresado será el chico de los mandados, porque sencillamente no existe ese rol en esa clase de organizaciones. Todos tienen que asumir responsabilidades y experiencia directa con la profesión desde el primer día.

Entre otros de los aspectos negativos de trabajar en una empresa grande  suele ser una relación monótona, esto quiere decir que se limitan a recibir órdenes de sus jefes y ejecutarlas de la mejor manera que sus superiores deseen, realizar una cierta actividad o tarea desconociendo las demás que se hacen en la misma empresa, por ejemplo en una cadena de supermercado, el cajero de un supermercado desconoce las tareas que realiza el departamento de marketing o de legales.

Otra razón mas es la imposibilidad de tratar o dialogar con las personas que poseen el poder o forman parte del directorio en la misma organización.

Esto no ocurre en las medianas o pequeñas empresas. Uno puede dialogar cara a cara con el gerente o con el dueño y proponerle medidas o estrategias a favor de la empresa. La especialización no forma parte del día a día en las organizaciones pequeñas. Todos tienen que conocer cada parte del proceso productivo. Esos aspectos hacen del ambiente laboral de una pyme una escuela ideal para un futuro profesional.

Todos estos aspectos positivos y negativos de cada organización dependen directamente de la ambición u objetivo del empleado. Si el mismo joven aspira a la comodidad y a la seguridad de realizar una misma función a lo largo de su vida laboral seguramente aspirará a desarrollarse en una gran empresa; en cambio si su deseo es el desarrollo profesional, aspirar a cargos jerárquicos(ya que en una empresa de miles de empleados solo un puñado de ellos logra adquirir puestos semejantes, necesitando para ellos un curriculum asombroso, en una Pyme aumenta la posibilidad de llegar, ya que no disponen de gran cantidad de empleados y ante la necesidad de ocupar ese puesto optaran por conocimiento de un empleado que se desarrolle en la misma organización conociendo así la mayoría de las actividades a desarrollar.) o sentirse realmente imprescindible optaran por una Pyme.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *