24 abril, 2024

La electricidad ha pasado a ser una energía indispensable en nuestra vida cotidiana.

Sin embargo, un pequeño descuido, puede provocar graves incendios cobrando hasta víctimas fatales. En esta época del año, en que el aire se encuentra más seco, aumenta la probabilidad de que ocurra un incendio, poniendo en riesgo la vida de nuestros familiares y vecinos.

Para prevenir cualquier tipo de incendio, es necesario estar atento hasta en los más pequeños detalles.

Muchos incendios que pudieron haberse evitado fueron causados por mal mantenimiento de alambres eléctricos y mal uso de electrodomésticos. No coloque alambres eléctricos bajo las alfombras o muebles ni detrás de barrederas, cortinas, o en áreas de trafico pesado. Los alambres de extensión desgastados, abusados, o dañados presentan un serio peligro de incendios.

Incidencias en la seguridad de las personas y los bienes en el interior de las viviendas son claramente mejorables en cuanto a su ubicación y cantidad por distancias, aproximadamente dos de cada 10 viviendas presenta una instalación de más de 35 años, lo que pone de manifiesto que estas instalaciones no se adecúan a las necesidades actuales. 

El objetivo de este informe es conocer el estado y la utilidad las instalaciones eléctricas de las viviendas y concientizar a los usuarios de la utilización correcta, mantenimiento y rehabilitación de las mismas.

En este sentido, destaca que la mayoría de incidencias se producen en el comedor-estar (74 por ciento), y los dormitorios (62 por ciento), donde se utilizan de varias maneras, con alargadores y  enchufes múltiples.

Para evitar este tipo de riesgos en el hogar se recomienda colocar las tomas de corriente en las esquinas de las paredes de dormitorios y salones, a ser posible a 25 o 30 centímetros de las mismas, procurar que sean dobles o triples y que en las cocinas se sitúen sobre la mesada con el fin de conectar pequeños electrodomésticos.

También aconseja que las tomas no queden detrás de los muebles; que se eviten las conexiones en enchufes múltiples, utilizando un enchufe para cada toma de conexión homologada; no conectar adaptadores o triples, ni aparatos eléctricos de alto consumo, como aspiradores y calefactores, planchas junto a la misma toma de corriente; tratar de ver en los manuales cual es la cantidad de consumo en cada electrodoméstico y consultar a un instalador autorizado para realizar bien las instalaciones, modificación o alteración de tipo eléctrica.

PROTOCOLOS DE SEGURIDAD A SEGUIR:

Estas son algunas pautas que todos deberíamos tener en cuenta en caso de incendio:

  • No pierda la serenidad y llame a los bomberos y de todos los datos de forma clara, sobre todos los que se refieren a la ubicación de la vivienda.
  • Si puede, apague la fuente de calor, desconecte la energía eléctrica y corte el gas.
  • Solo intente apagar el incendio si este es pequeño y no corre riesgo su vida. En ese caso, para hacerlo, colóquese entre el incendio y la vía de escape más próxima y utilizando para ello el extintor.
  • Si considera que no puede apagarlo, aléjese de la zona de peligro y busque un lugar seguro. Lo más peligroso de un incendio es el humo, ya que puede hacernos perder el conocimiento y dejarnos atrapado dentro del fuego.
  • Nunca intente apagar un incendio producido por liquido inflamable o grasa con agua, solo logrará extenderlo.
  • Si puede, retire líquidos combustibles que se encuentren cerca y en su camino hacia la salida, pero no pierda tiempo con prendas o bolsos de trabajo, etc. Todo eso es recuperable, su vida, no.
  • A medida que vaya saliendo, cierre todas las puertas, incluida la de la calle.
  • Controle si los niños han salido, en muchos casos, uno les indica salir pero al entrar en pánico, el miedo solo les permite esconderse o quedarse quietos en el lugar en donde se encuentran.
  • Si su vivienda se encuentra en un edificio, no utilice el ascensor, ya que los mismos se suelen bloquear automáticamente en caso de incendios, por lo que es mas seguro utilizar las escaleras.
  • Si el humo ya es muy denso, tírese al piso y salga agachado o arrastrándose para no inhalarlo en demasía, si puede, tápese la nariz con un pañuelo o remera humedecida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *