20 mayo, 2024

Dos hombres fueron arrestados en el sur de Gales por el ataque terrorista del viernes 15 de septiembre en un tren subterráneo de Londres. 30 personas resultaron heridas por la explosión de una bomba casera en la estación de tren Parsons Green.

Los heridos comentaron que la bomba no estallo en su totalidad y que fue todo muy rápido, por ende la desesperación causo corridas, tumultos y lesionados. El Estado Islámico se adjudicó el hecho.

Los pasajeros y usuarios constantes demandan mayores medidas de seguridad y controles como en los aeropuertos, lo cual sería imposible de realizar por la gran cantidad de usuarios, dicen las fuerzas policiales. Para crear y desarrollar un plan moderno antiterrorista se deben seguir pasos estratégicamente establecidos y estudiados, no solo con los organismos de seguridad sino también con los encargados de la infraestructura de los edificios ferroviarios.

  • Es importante contar con entradas amplias que cuenten con señalizadores e instructivos en casos de emergencias, también es fundamental crear salidas de emergencia ubicadas en cada extremo de la estación o en la mitad de la misma, dependiendo de las entradas principales.
  • Los instructivos deben ser claros y de rápido entendimiento.
  • Colocación, dependiendo de los metros cuadrados, de extintores.
  • Cámaras de seguridad de la más alta tecnología para poder enfocar con gran nitidez los rostros de las personas. Estas cámaras deberían ser operadas por grupos de control policial que cuenten con una base de datos de posibles sospechosos. Conexión rápida y fluida del control de cámaras y de la seguridad de la estación de tren.
  • Colocación de máscaras de gas en los andenes y formaciones de trenes, teniendo en cuenta que pueden ocurrir ataques químicos. Nunca se podrá contar con las suficientes mascaras de protección, pero hay que tener en cuenta la posibilidad de tratar de proteger la mayor cantidad de vida posible.
  • La creación de arcos magnéticos que sean capaces de detectar elementos sospechosos o mismas bombas, armas y elementos cortantes entre otros.
  • La creación de un boleto único e intransferible que contenga información personal.

La otra parte a potenciar es la tarea de las fuerzas policiales. Es sabido que la policía de Londres no utiliza armas de fuego y eso hace que corran con desventaja frente los terroristas. Pero en estos casos se podría hacer una excepción dado como están las cosas en Europa.

  • La policía debe contar en su poder con armas de fuego, pistolas con descarga eléctrica, gas pimienta y seguir con los bastones que los caracterizan. No avalamos la violencia, pero para estos casos es mejor prevenir y estar alerta.
  • Policías permanentes en los accesos de las estaciones y andenes. Si fuese necesario, contar con policías de civil mezclados entre los pasajeros.
  • Policías preparados físicamente y psíquicamente para poder resolver embates de terroristas y retirarlos rápidamente del lugar.

Podrán parecer arbitrarias estas medidas, pero se intentaran reducir los riesgos de un posible ataque tratando de complicar y entorpecer el accionar terrorista.

Dados los hechos que perturbaron a Europa, cabe decir que todas estas medidas y prevenciones buscarán reducir la cantidad de riesgos posibles. Nunca se podrá eliminar completamente el peligro, pero sí reducir sus riesgos.

 

Fuentes periodísticas: Clarin.com, El observador (Uruguay), Noticias Venezuela (Venezuela), BBC (Inglaterra).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *