23 junio, 2024

El ácido sulfúrico es un compuesto químico extremadamente corrosivo cuya fórmula es h2SO4. Es el compuesto químico que más se produce en el mundo, por eso se utiliza como uno de los tantos medidores de la capacidad industrial de los países. Una gran parte se emplea en la obtención de fertilizantes. También se usa para la síntesis de otros ácidos como los sulfatos y en la industria petroquímica.

Generalmente se obtiene a partir de dióxido de azufre, por oxidación con óxidos de nitrógeno en disolución acuosa. Normalmente después se llevan a cabo procesos para conseguir una mayor concentración del ácido.

Tiene un gran efecto deshidratante sobre las moléculas hidrocarbonadas como la sacarosa. Esto quiere decir que es capaz de captar sus moléculas en forma de agua, dejando libre los átomos de carbono con la consiguiente formación de carbono puro.

El ácido sulfúrico se encuentra disponible comercialmente en un gran número de concentraciones y grados de pureza. Existen dos procesos principales para la producción de ácido sulfúrico, el método de cámaras de plomo y el proceso de contacto. El proceso de cámaras de plomo es el más antiguo de los dos procesos y es utilizado actualmente para producir gran parte del ácido consumido en la fabricación de fertilizantes. El proceso de contacto produce un ácido más puro y concentrado, pero requiere de materias primas más puras y el uso de catalizadores costosos.

LOS RIESGOS QUE TIENEN

La acción de ese ácido sobre el organismo cuando se introduce en el mismo sea en forma líquida o de vapor, produce gran irritación y quemaduras de tipo químico en las mucosas del aparato respiratorio, con secreción nasal abundante, estornudos a repetición, sensación de quemazón en la garganta, tos pertinaz, dificultad al respirar, en ocasiones espasmos de las cuerdas vocales, también quemaduras en el aparato digestivo, en los dientes ojos y piel. Cuando este ácido contacta la piel produce una intensa deshidratación con gran producción de calor que causa quemaduras similares a las térmicas que pueden clasificarse al igual que estas quemaduras de primer, segundo y tercer grado. Las concentraciones del ácido sulfúrico pueden causar  vómitos con sangre.

COMO SE PREVIENEN

La medida de seguridad e higiene más eficaz consiste en prestar atención especial a los procesos de almacenamiento, manipulación y aplicación, ventilación e iluminación en los puestos de trabajo, el mantenimiento y al orden de la factoría y a los equipos de protección personal con el fin de prevenir cualquier tipo de contacto con el ácido sulfúrico.

Este debe almacenarse en locales frescos, secos, con buena ventilación, con piso de cemento resistente a los ácidos, protegido de la luz solar directa y lejos de cualquier fuente de ignición. Los envases estarán cerrados herméticamente y claramente etiquetados indicando su contenido, estos envases deben ser de acero, plomo o de vidrio.

Nunca se almacenara este ácido en las cercanías de cromatos, cloratos o productos similares, por el peligro o riesgo de incendio o explosión. Las instalaciones eléctricas deberían estar protegidas contra la acción corrosiva  de los vapores de ácido. Se prohíbe terminantemente fumar en las zonas donde se almacene o manipule con este ácido. La manipulación debe ser mecánica o en su defecto se utilizaran cangrejos espaciales para el manejo de los envases.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *