18 mayo, 2024

Desde la antigüedad, Grecia ha sido un destino turístico importante y atractivo en Europa, por su rica cultura y su historia. Los griegos le daban mucha importancia al ocio, tanto así que su tiempo libre lo dedicaban a la cultura, a la religión y a los deportes. Esto se reflejaba en la realización de los Juegos Olímpicos que se celebraban en la ciudad de Olimpia cada 4 años y a las peregrinaciones religiosas a los santuarios.
Casi siempre el turismo lo practicaban los nobles; los cuales viajaban para ver los templos del Mediterráneo, las pirámides y monumentos de Egipto, asistir a las Olimpiadas de Grecia y los mercados de Asia Menor.
Cuando Grecia fue integrada por el Imperio Romano, el intercambio cultural que se inició entre las dos civilizaciones (colonias griegas de Magna Grecia y la república romana) tuvo como resultado las visitas de un gran número de romanos a los famosos centros de la filosofía griega y la ciencia, tales como Atenas, Corinto y Tebas.
Cuando las visitas aumentaron, se hicieron viajes más seguidos, en los caminos comenzaron a establecerse algunos albergues que daban alimento y abrigo a los viajeros. En ocasiones se construía junto a algunos templos principales, un pandokeimon (albergue donde se hospedaban gratuitamente a los peregrinos).
Los viajes se realizaban básicamente por tres razones: por placer, por negocios o por salud. El turismo religioso y las peregrinaciones a los templos pasaron a formar parte de cualquier itinerario culto, y dejaron de ser lugares de rezo para convertirse en monumentos dignos de visitar
El Turismo en Grecia ha sido un elemento clave de la actividad económica y es uno de los sectores más importantes del país, lo que se refleja en gran parte por sus 18 monumentos declarados patrimonio de la humanidad, entre ellos:
Acrópolis de Atenas: Es conocida como «la roca sagrada» y sin dudas es el sitio histórico más importante de Grecia, los monumentos de la Acrópolis contienen los ejemplos más representativos de la asombrosa arquitectura ática del período clásico.
Sitio arqueológico de Olimpia: Fue una ciudad de la antigua Grecia, se encontraba al pie del monte Cronio y en el lado derecho del río Alfeo. Es conocida por haberse celebrado en ella los primeros Juegos Olímpicos.
Sitio arqueológico de Delfos: Esta situado en el llamado santuario pan-helénico de Delfos, donde el oráculo de Apolo hablaba, era el sitio de los omphalos, el «ombligo del mundo». Incluye dos santuarios, dedicados a Apolo y Atenea, así como otros edificios, orientados principalmente al deporte.
Templo de Apolo: Es el edificio más importante del santuario de Apolo en Delfos, es un templo dedicado al dios del sol y la medicina fue construido a mediados del siglo V en una altura solitaria de las montañas de Arcadia.