16 junio, 2024

El tema de esta publicación será dedicado especialmente a la alimentación de los habitantes de este gran imperio. A continuación nos concentraremos especialmente en lo que se refiere a la dieta, la que se ve reflejada en las muestras de comidas, herramientas y útiles usados en su elaboración que fueron encontradas en yacimientos funerarios y templos religiosos.
El sagrado río Nilo, posee especiales características siendo el mayor río de África pudiendo garantizar la fertilidad del valle, que convirtió al antiguo pueblo egipcio en agricultor, la base de su sociedad fue el campesinado, que se dedicaba al cultivo de cereales y gran variedad de especies. La gastronomía egipcia es variada debido a la posición geográfica y a su extensión de desierto.
En cuanto a las recetas, no eran escritas por lo que no hay un registro de alguna comida en especial, la mas antigua fue recién escrita en una ostraca (que es una placa de arcilla grabada alrededor del 1600 a. C. ). La mayoría de las recetas fue deducida de los registros que dejaron en las paredes, con lo que se pudo conocer la gran importancia que tenia la importancia de la agricultura tanto para la alimentación como para sus costumbres religiosas.
También la alimentación era marcada por la diferencia entre las clases privilegiadas y la que el pueblo consumía. Los mejores posicionados realizaban constantes ofrendas a sus dioses en esplendidos banquetes funerarios, según el estudio realizado por Herodoto señala que su alimentación era altos en grasas, también guardaban una regla especial en la que se purgaban todos los meses del año. Dos de los artículos de primera necesidad para todas las clases sociales eran el pan y la cerveza utilizada como bebida alimenticia y espirituosa.
Los alimentos eran de buena calidad y frescos, esto hacia de la comida simple y poco aderezada, el hervido se consideraba el método tradicional de preparación de las verduras y algunas carnes, mientras que las aves y otras carnes se acostumbraban a ser asadas a las brasas, ensartadas en un Espetón (Varilla de hierro larga, delgada y puntiaguda que se usa para empujar, mover o pinchar algo con su extremo). El horno se utilizaba sobre todo para la cocción del pan y pasteles, la cocina de una casa egipcia común se componía de un fogón y una o más hornos de pequeñas de pequeñas dimensiones. Las cosechas se realizaban en la tierra rica y negra depositada cada primavera por las aguas desbordadas del río, tales como garbanzos, habas, lechuga, ajo, cebollas, puerros y pepinos crecían rápidamente y se cosechaban lo más rápido posible antes de que las aguas anegadas volvieran a cubrir la tierra y enriquecieran de nuevo la tierra. Granadas, higos y dátiles crecían a lo largo de los canales y las uvas se enroscaban en las laderas empinadas del Sinaí. Los alimentos se endulzaban con miel y pastas de fruta de higos, dátiles y granadas. La cebada, el trigo y el arroz eran las cosechas básicas, molidos en forma de harina o utilizados como base para servir con caldos. La cerveza era su principal bebida. Todo lo que se utilizaba en la casa egipcia venía de la caza, recogida del suelo o granja. En cuanto a los postres, el halvah es una mezcla de dátiles de tierra, miel, semillas de sésamo y almendras es el dulce más antiguo conocido. El consumo de carne como la oveja ternera y cabra era especialmente consumida por la alta sociedad, en cuanto a la carne de res era solo para ocasiones especiales. Un ingrediente presente en todas las comidas que no podían elegir era la arena, la consecuencia de ella era la degradación de los dientes, era difícil evitar que la arena se mezcle con por ejemplo la preparación del pan, por lo que desgastaban los dientes.
La dieta alimentaria de los antiguos egipcios durante las tres fases que duro el imperio antiguo, medio y nuevo fue variando en función al clima, fue produciendo la degradación ecológica de un pueblo fuerte y productivo hacia la desertificación, es decir que hoy podemos encontrar zonas desérticas donde antes se extendía un manto de vegetación que permitía el pastoreo. Gracias a esto hoy en día la cocina egipcia contemporánea apenas se distingue de la alimentación habitual del reto de los países orientales o mediterráneos, esto también dado a la serie de ocupaciones extranjeras después del año 343ac, es muy variada, ya que recibe influencias de la cocina mediterránea y africana, aunque muchos de sus platos están regidos por las costumbres gastronómicas del Islam, la religión con más extensión en el país. Se come mucho pescado fresco del mar Mediterráneo y apenas se come carne, tan sólo cordero asado, en forma de guiso o cocido. La fruta es muy abundante, en especial los cítricos, y se elaboran muchos tipos de pan con distintas clases de harina. La costumbre de beber cerveza cayó en desuso después de la conquista musulmana. Ahora se beben zumos de fruta y agua aromatizada.
Aunque hoy la agricultura no sea su fuerte, la historia de este gran imperio llama la atención miles de turistas que no pueden dejar de probar platos típicos que hoy siguen vigentes como el Ful Medammes and Ful Bebeid El Ful:que es puré de habas secas (es un alimento básico de la dieta egipcia), acompañado con khobz, un pan campesino que es un alimento básico de Oriente Medio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *