16 junio, 2024

Equipo de hormigas.

Las hormigas son insectos que viven en comunidad. Sus sociedades se caracterizan por la división del trabajo, la comunicación entre individuos y la capacidad de resolver problemas complejos. Estos paralelismos con los humanos han sido durante mucho tiempo fuente de inspiración y objeto de numerosos estudios.

Las hormigas trabajan con un fin común en mente, nunca ante-ponen su propio beneficio al de la comunidad y no se dan por vencidas fácilmente.

¿Que hacen que estos animales logren sus objetivos propuestos?

  1. Se deben definir claramente los roles de cada miembro del equipo

Todas las hormigas tienen un rol definido en la comunidad y saben lo que tienen que hacer. Igualmente, cada persona miembro del equipo debe tener claro cual es su función y cómo esta contribuye a alcanzar los objetivos del equipo, de tal forma que cada individuo pueda enfocarse en lo que es importante para el equipo.

  1. Debe haber comunicación al interior del equipo

Si alguna hormiga encuentra una fuente de comida, esta ira a buscar a sus otros compañeros y los guiará hasta la comida para que su colonia pueda beneficiarse. Así, si algún integrante del grupo da con la solución a un problema común o de otro miembro del equipo, es importante que comparta ese conocimiento con su(s) compañero(s), no por beneficio propio sino por el beneficio del equipo.

  1. Debe existir un compromiso total con el equipo

Una hormiga hace todo lo que está a su alcance para cumplir con su trabajo sin importar los obstáculos que se le presenten. Estas se enfocan en lo que quieren lograr y lo que deben hacer para lograrlo.

Debemos aprender de las hormigas y pelear cada reto que tengamos hasta el final, lo que significa mantener la vista en el objetivo final y proponernos superar cualquier obstáculo que se nos presente.

  1. El bien del equipo es el bien de todos

Aunque cada hormiga tiene un rol específico asignado, estas son capaces de hacer otros trabajos de ser necesario. Así, para los humanos, es importante estar aprendiendo constantemente de tal forma que si por alguna razón algún miembro del equipo no puede cumplir con su trabajo, alguien más puede ayudarlo o reemplazarlo temporalmente.

Pensemos en las propias organizaciones y analicemos si dan suficiente libertad a los integrantes de las mismas para que puedan ‘actuar como hormigas’ y que cada uno tenga libertad de hacer las cosas o mas bien los tienen “esclavizados”  y no pueden dar un paso sin que los superiores lo sepan.

Esto es cuestión de ambientes de trabajo y de dar la posibilidad a cada miembro de la organización, ya sea formal o informal a que se sientan motivados a aportar para un mejor desempeño del trabajo y fomentar la creatividad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *