19 junio, 2024

El sindicato se encontró con que alrededor de 4.693 trabajadores murieron en el trabajo en 2011, y la Oficina de Estadísticas del Trabajo estima que 50.000 trabajadores mueren cada año por enfermedades relacionadas con el trabajo. Combinando esos números se obtiene alrededor de 150 muertes relacionadas con el trabajo por día, es el informe de la AFL-CIO”

Las enfermedades laborales son aquellas adquiridas en un puesto de trabajo determinado. En paises como Argentina o España, son declaradas enfermedades laborales aquellas que se encuentran incluidas en la lista del Ministerio de trabajo.

Un informe que fue realizado sobre cien empresas privadas de distintos rubros, reveló que los agentes causantes de las enfermedades profesionales más comunes son el ruido (35%), la sobrecarga del uso de la voz (23%) y por último, las posiciones forzadas y los gestos repetitivos (14%). Las lesiones más habituales en el ámbito laboral –que se agudizan en quienes aun no pudieron tomarse vacaciones- son: mareos, vértigo y acúfenos (provocadas por ruidos o zumbidos en el oído); la fatiga vocal (fonastenia), laringofonía, afonía, disfonía (que en algunos casos se desarrollan en nódulos y pólipos), a causa del uso indebido de la voz y lesiones de los miembros superior e inferior y espalda, como la epicondilitis (codo), síndrome de túnel carpiano (mano-muñeca), trocanteritis (cadera), gonalgia (rodilla), cervicalgia (cervicales), lumbalgia (espalda) y ciatalgia (ciatica), entre otras.

Según se desprende del informe, el 46% de estas enfermedades profesionales se declara durante el primer año de trabajo, pero sólo en un 23% la detección se da en menos de un año.

Otro dato reveló que entre el hospital público y las obras sociales detectan el 43% de las enfermedades profesionales, mientras que las ART detectan el 14% y sólo el 8% de las enfermedades profesionales se descubre mediante los exámenes periódicos que efectúan esas aseguradoras.

Fuentes:

http://www.huffingtonpost.com/2013/05/07/work-related-deaths_n_3231919.html

http://www.buenafuente.com/nota.aspx?id=551

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *