18 mayo, 2024

Introducción

El estrés laboral afecta a los trabajadores de todas las profesiones, tanto en los países desarrollados como en los países en desarrollo. Puede tener efectos muy nocivos no sólo para la salud de los trabajadores sino también, con demasiada frecuencia, para el bienestar de sus familias, las mismas inmersas en un contexto social que en ocasiones contribuyen a la aparición de esta patología.

¿Qué es el estrés?

El estrés puede ser definido como el proceso que se inicia ante un conjunto de demandas ambientales que recibe el individuo, a las cuáles debe dar una respuesta adecuada, poniendo en marcha sus recursos de afrontamiento. Cuando la demanda del ambiente (laboral, social, etc.) es excesiva frente a los recursos de afrontamiento que se poseen, se van a desarrollar una serie de reacciones adaptativas, de movilización de recursos, que implican activación fisiológica. Esta reacción de estrés incluye una serie de reacciones emocionales negativas (desagradables), de las cuáles las más importantes son: la ansiedad, la ira y la depresión.

La crisis del 2001 de los argentinos, es un ejemplo de contexto social desfavorable, disparador de reacciones emocionales negativas, “…un disparo al corazón de esto”La cantidad de afecciones cardíacas en aquel entonces trepó a cifras nunca vistas y demostró, una vez más, que la calidad de vida está directamente relacionada con la salud. A más de 15 años de aquella tragedia, un equipo de médicos rosarinos están en condiciones de afirmar que cada vez son más jóvenes las personas que llegan a las guardias de los hospitales con un infarto. Tanto, que se estima que ahora los pacientes tienen en promedio entre 40 y 50 años, cuando antes del 2000 esa media se ubicaba entre los 55 y los 65”.

 

Trabajo y estrés.

El estrés laboral puede estar originado por una excesiva carga de trabajo, por un elevado nivel de responsabilidad o por unas relaciones sociales insatisfactorias en el puesto de trabajo. Si bien cualquiera de estos tres factores puede originar estrés laboral, en ocasiones una combinación de los mismos puede resultar en situaciones más graves que a larga son más difíciles de tratar. Además a estos tres factores se añaden otros que pueden generar situaciones estresantes, como la mala planificación de turnos u horarios o una remuneración inadecuada del trabajador.

 

Un ejemplo clásico de estrés laboral sería el síndrome de Burnout o síndrome del trabajador quemado, que suele darse en aquellos puestos de trabajo relacionados con atención al público. Este tipo de puestos, en muchas ocasiones van acompañados de una sobrecarga laboral (por ejemplo por una exposición continua a reclamaciones o quejas de clientes), lo que genera una situación de estrés permanente y acumulativo en el empleado. Finalmente el trabajador pierde toda motivación y se produce una dinámica mental negativa que le hace percibir cada nueva jornada laboral como interminable.

 

El estrés supone una reacción compleja a nivel biológico, psicológico y social. La mayor parte de los cambios biológicos no son perceptibles para el ser humano y se precisan procedimientos diagnósticos para determinar el nivel de la reacción. Sin embargo, a nivel psicológico muchos síntomas producidos por el estrés pueden ser fácilmente identificados por la persona que está sufriendo dichos cambios. La reacción más frecuente cuando nos encontramos sometidos a una reacción de estrés es la ansiedad.

Los síntomas de ansiedad más frecuentes son:

  1. A nivel cognitivo-subjetivo:
  • preocupación, temor, inseguridad, dificultad para decidir, miedo, pensamientos negativos sobre uno mismo, pensamientos negativos sobre nuestra actuación ante los otros, temor a que se den cuenta de nuestras dificultades, dificultades para pensar, estudiar, o concentrarse, etc.
  1. A nivel fisiológico:
  • sudoración, palpitaciones, taquicardia, temblor, molestias en el estómago, otras molestias gástricas, dificultades respiratorias, sequedad de boca, dificultades para tragar, dolores de cabeza, tiritar, etc.
  1. A nivel motor u observable:
  • Fumar, comer o beber en exceso, intranquilidad motora (movimientos repetitivos, rascarse, tocarse, etc.), ir de un lado para otro sin una finalidad concreta, tartamudear, llorar, quedarse paralizado, etc.

Consecuencias del estrés laboral para la empresa:

 Éstas son algunas de las consecuencias que el estrés laboral implica para la empresa:

  • Se generan sinergias negativas (deterioro de las relaciones laborales, falta de colaboración…).
  • Aumento del ausentismo.
  • Incremento de accidentes laborales.
  • Mayor número de bajas por enfermedad.
  • Bajo rendimiento por empleado.
  • Menor productividad.
  • Aumento de quejas por parte de los clientes y por tanto menor nivel de satisfacción.

 

«De acuerdo con la OMS,todos los trabajadores tienen el derecho a un trabajo seguro y saludable y a un ambiente de trabajo que les permita vivir una vida social y económicamente productiva” (OMS, 1994).»

Conclusión:

El estrés laboral es un asunto de preocupación creciente en los países en desarrollo ya que, inevitablemente, traerá consecuencias negativas para la salud, la seguridad y el bienestar de los trabajadores, así como para la productividad y costos-efectividad de la compañía para la cual prestan servicios. Es necesario dar consideración particular a las circunstancias contextuales que prevalecen, que caracterizan al trabajo y a la vida diaria, y en especial en los países en desarrollo.

Si los empleadores, trabajadores, sus representantes y la sociedad misma hacen todo lo posible para minimizar el estrés laboral y trabajan juntos hacia una mejor “calidad de vida laboral”, no sólo asegurarán una fuerza de trabajo saludable y productiva, sino unos beneficios económicos sustentables para la compañía y para la nación en su totalidad. Es de suma importancia que los empleadores y representantes laborales promuevan la investigación y acopio de datos a través de encuestas nacionales y regionales. Estas mediciones arrojarán información real sobre la prevalencia de estrés en el trabajo, con la cual se podrán hacer estudios costo-beneficio, los cuáles a su vez sustentarán las acciones a tomar en la compañía e incluso a nivel nacional.

 

Fuentes: (OMS); (OIT); (ONU) Argentina; Universidad Católica de Córdoba, Argentina Sistema de Bibliotecas (Estrés laboral : guía para empresarios y empleados ), El síndrome de quemarse por el trabajo (burnout), Dr. Pedro R. Gil-Monte Universidad de Valencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *