21 junio, 2024

introducción
Se distinguen y estudian cuatro grandes categorías de recursos inmateriales: capital humano, capital organizativo, capital tecnológico y reputación. Posteriormente, se realiza un análisis en detalle de las diferentes propiedades que explican su importante valor estratégico. Por último, se revisan los resultados obtenidos en diversos estudios empíricos con respecto a la influencia de los recursos intangibles sobre la competitividad y los beneficios de la empresa.

Desarrollo
Algunas consideraciones generales sobre los factores determinantes de la competitividad empresarial El estudio de los factores que tienen una influencia determinante sobre la competitividad y los resultados de una empresa constituye una cuestión de interés común en el campo de la economía industrial y de la dirección estratégica. El paradigma clásico de la economía industrial sugiere que las diferencias de beneficio entre las empresas se explican fundamentalmente en función de factores de naturaleza sectorial relacionados con la diferente estructura de mercado de las industrias en las que compiten

Tipología de los recursos intangibles: Son intangibles aquellos recursos que consisten básicamente en conocimiento o información, no tienen una entidad material y no son por tanto susceptibles de tocarse o percibirse de un modo preciso. Podemos distinguir cuatro clases de recursos intangibles: capital humano, capital organizativo, capital tecnológico y reputación. Los distintos activos y capacidades que integran cada una de estas categorías se han clasificado a su vez en función de su separabilidad o no del individuo o individuos que los crearon y utilizaron por primera vez y de las posibilidades que existen de defender y reclamar legalmente su utilización exclusiva.

La importancia estratégica de los recursos intangibles: El conjunto de recursos intangibles vinculados de una u otra forma a la empresa conforman un stock de conocimiento susceptible de generar importantes ventajas competitivas que se nutre de múltiples fuentes de inversión (en I+D, en marketing, en innovación organizativa, en capital humano). Varias son las razones que explican la importancia estratégica de los recursos intangibles.

Acumulación de recursos intangibles, ventaja competitiva y resultados de la empresa El análisis teórico realizado sugiere que el nivel de acumulación de capital intangible en sus diferentes manifestaciones (humano, tecnológico, organizativo y comercial) puede tener una influencia importante sobre la competitividad y los resultados de las empresas. Los resultados de una encuesta de opinión realizada a directivos de 95 empresas británicas (pertenecientes a los sectores de manufacturas, distribución, transporte y servicios) con objeto de evaluar su percepción sobre la importancia relativa de 13 categorías de recursos entre los que se incluyen los intangibles vistos (véase cuadro 4) indican que ciertos recursos como la reputación de la empresa y de sus productos, su capital humano y su cultura empresarial son considerados como los más valiosos desde el punto de vista de su contribución a la creación de una ventaja competitiva sostenible (Hall, 1992). Además, este ranking se mantiene con independencia del sector o del nivel de beneficios de las empresas. Si los recursos intangibles contribuyen de forma tan decisiva a la competitividad de la empresa, esa contribución debería verse reflejada en sus resultados, medidos a través de indicadores diversos (crecimiento de las ventas, cuota de mercado, rentabilidad contable, valor de mercado de la empresa).

Conclusión
De acuerdo con los argumentos expuestos y con la revisión realizada sobre la literatura empírica, una fuente importante de ventajas competitivas reside en generar y explotar un tipo de recursos imperfectos desde la óptica de la economía neoclásica: los recursos intangibles. Por su naturaleza basada en el conocimiento y en la información poseen las propiedades características de los bienes públicos. Ello explica su capacidad para generar externalidades y efectos sinérgicos, ya que pueden extenderse con un coste reducido a otros productos o mercados, sin disminuir su valor en sus empleos actuales. A diferencia de los recursos materiales que se deprecian por el uso, el valor de los recursos basados en el conocimiento aumenta con su utilización, mediante la repetición y la experimentación. Copiarlos puede ser difícil a causa de su propia naturaleza tácita y compleja y de las dificultades inherentes al proceso de acumulación o de la protección que confieren los derechos de propiedad industrial sobre algunos de ellos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *