21 febrero, 2024

Se va a desarrollar el estado de la pobreza en la argentina, según los últimos informes expresado por la Unicef y la UCA

Uno de cada diez hogares no tiene los recursos para alimentar a su familia, es decir que en el país hay ocho millones de personas que viven en situación de pobreza, lo cuales 6 millones padecen de hambre

La mayor parte de la pobreza se ve en los niños ya que hay unos 5,6 millones de chicos pobres. Es decir, que uno de cada tres niños argentinos se encuentra por debajo de la línea de pobreza. Además, entre esos 5,6 millones, hay 1.300.000 que se encuentran en la indigencia, por lo que apenas pueden alimentarse todos los días.

SI se segmenta la población de niños en tres grandes grupos de edad se observa que la incidencia mayor de la pobreza se verifica para el grupo de 13 a 17 años (51%), seguido por el grupo de 5 a 12 años (48%) y 0 a 4 años (45%)».

Cuando se divide por sexos, losinformesrevelaron que los varones tienen tasas de pobreza más elevadas, excepto el grupo de 0 a 4 años, en el que hay una desventaja para las niñas.

Si bien la pobreza afecta al 47,7% de los niños, la tasa aumenta al 85% cuando el chico reside en un hogar cuyo jefe o jefa está desocupado, al 64% cuando es inactivo o al 65% cuando es asalariado informal. También es mayor en hogares donde la jefa es mujer (55,3%), el jefe o la jefa tiene un bajo nivel educativo (72,5%) o es menor de 25 años (51,6 por ciento

La Asignación Universal por Hijo «reduce la pobreza en todos los casos pero mucho más la pobreza extrema que la pobreza en general». Se puede decir que saca mucha más gente de la indigencia que de la franja que está entre la pobreza y aquellos que no están en la pobreza

La consecuencia que más trae la pobreza son niños que trabajan,  ya que el 12 % de los chicos y chicas entre 5 y 17 años realizan  tareas domésticas intensivas o en el mercado laboral. En el país hay más de 80.000 niños y niñas que dejan de asistir a clases obligados a ingresar al mercado laboral, a pesar que la ley 26.390 incorporo a partir del 2013 la prohibición de emplear a menores de 16 años. Sin embargo, entre ese año y 2016 se realizaron 202 denuncias ante el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social (MTEySS) por explotación laboral infantil, que al año pasado habían quedado sin condena, según la Coordinación de Prevención del Trabajo Infantil y Protección del Trabajo Adolescente (Cooditia) perteneciente a la Subsecretaría de Fiscalización.

Si lo separamos por provincia de cuyo y Córdoba, son la mayor alarma del país.

Córdoba fue la que ofreció los resultados más llamativos en el relevamiento: más de la mitad de sus niños y adolescente son pobres. El informe indicó que un 55,63% (casi 565.000 chicos) se ubican por debajo de la línea.

Se apeló a una comparación entre el Gran Córdoba y el Gran Rosario, dos regiones de características muy similares y que aglomeran una importante cantidad de gente. Si bien históricamente fueron regiones parecidas respecto a su estructura demográfica y socioeconómica, el Gran Córdoba presenta once puntos porcentuales más de pobres que el Gran Rosario. En el tercer trimestre del 2016, ambas regiones registraron un 39,52% y un 28,56% de niños y adolescentes pobres, respectivamente.

Cuyo, la más castigada con un 52,9% de niños y adolescentes (509 mil) debajo de la línea. En tanto, la región pampeana contempla un 46,72% (casi 3,8 millones de chicos) de pobres menores a 17 años y la Patagonia es la que mejores resultados brinda, con un 32,16% (casi 240.000).

En tanto, las dos provincias con mejores indicadores fueron Santa Cruz, con una tasa del 13,63% de pobres de entre 0 y 17 años y la Ciudad de Buenos Aires, con un 19,63%.

Sea buscado medir el nivel de la pobreza estructural más allá de los ingresos a partir de siete indicadores: seguridad alimentaria, cobertura de salud, servicios básicos como conexión a la red de agua corriente, vivienda digna, recursos educativos, afiliación al sistema de seguridad social, y acceso a las comunicaciones y a la información.

En base a esos ítems, pese a la mejora en los ingresos, las condiciones estructurales de la pobreza aumentaron. Tal es así que cerca del 18% de la población no tiene acceso a por lo menos tres de estos derechos básicos.

«pobreza multidimensional» acerca del 50% de la población sufren al menos una carencia social y aporta una cifra a la pobreza extrema.

La pobreza es una realidad. Es indudable que aquellas familias que afrontan el pago de servicios públicos han sufrido consecuencias serias, si consideramos que el monto de los salarios no ha crecido en la misma proporción. Las estadísticas veraces son muy buenas, porque nos advierten dónde estamos parados y nos animan a encarar soluciones. No obstante, los porcentajes invisibilidad el dolor de las familias que sufren la postergación y el desánimo de no poder brindarle lo que desean a sus hijos.

Los argentinos somos más conscientes de la realidad de nuestro país. Vamos creciendo en la conciencia de que tenemos problemas.Además, que a la situación social se suma la preocupación por el «aumento sensible del narcotráfico y las adicciones».