17 julio, 2024

China, la Unión Europea y Corea del sur bajaron la importación de carne vacuna, es decir que el mayor exportador de carne y aves, que es Brasil ha caído después que acusaron a los inspectores de aceptar sobornos para  permitir la venta de alimentos contaminados.

El escándalo estalló con un operativo que realizó la policía brasilera. Brasil sigue sintiendo los escándalos de la gigantesca empresa petrolera Petrobras y de la constructora Odebrecht.

La investigación duró más de dos años; acusan también a los políticos por pasar por alto los procedimientos que deben seguir para la exportación de carnes.

La policía señalo a JBS, que es el mayor productor de carne del mundo, y BRF, el mayor exportador de aves, entre otros.

Dichas compañías han negado cualquier irregularidad, y las autoridades sostienen que no se han relacionado casos de muerte o enfermedad con la investigación de carne contaminada.

El actual presidente de Brasil, Michel Temer ha querido  minimizar el escándalo, diciendo que solo se involucró a 21 de las más de 4.800 unidades procesadoras de carne de Brasil.

China, que importaba 13.900 millones de dólares por año, ha dejado de comprar los productos cárnicos de Brasil, tomando medidas de precaución, por lo cual Brasil se ha quedado sin uno de mayores importadores en el mercado internacional.

La Unión Europea no se ha quedado atrás y también decidió dejar de comprar sus productos a dicho país.

Ricardo Santin, vicepresidente de mercados de ABPA, dijo que las plantas encontradas con irregularidades están suspendidas. Enseguida, la reconocida planta BRF comunicó que la compañía no ha recibido ninguna notificación formal de autoridades brasileñas o extranjeras relacionada con la suspensión de sus plantas.

El Ministerio de Agricultura de Corea del Sur dijo que reforzaría las inspecciones de la carne de pollo brasileña importada y que temporalmente no va a comprar pollo en BRF, que proveía más de la mitad de la importación de pollo a Corea.

Chile también parece que se sumó, ya que está prohibiendo temporalmente las importaciones de todos los productos cárnicos brasileños.

El escándalo fue tanto que las empresas se ven preocupadas por la caída de su negocios, ya que se sus acciones llevan cayendo el 10 %, aunque a JBS les es más leve la caida de dichas exportaciones, ya que su empresa exporta a muchos países mas.

El hecho indirectamente afectó a las acciones de Minerva SA y Marfrig Global Foods SA, aunque ellas no participaron de la investigación.

Lo que sucedió en Brasil podría ser suficiente para comprometer temporalmente la aceptación de las proteínas brasileñas en todo el mundo. El director de la asociación brasileña, Francisco Turra, dijo que habían puesto en peligro a toda la industria cárnica y destruido una imagen de productos de calidad tan duramente ganada.

Fuentes:

http://www.bbc.com/news/world-latin-america-3939493

http://lta.reuters.com/article/businessNews/idLTAKBN16R167-OUSLB

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *