Inicio UTILIZACIÓN DE EXTINTORES
Array

UTILIZACIÓN DE EXTINTORES

El primer paso a la hora de apagar un fuego con un extintor  es identificar el tipo de fuego al que nos enfrentamos. Existen cinco tipos de clases de fuegos y dependiendo del tipo de incendio deberemos utilizar un tipo de extintor:

  •  Fuegos de Clase A: Son fuegos en los que el combustible es madera, papel, carbón, cartón, textil, plástico… Normalmente se trata se materiales sólidos y que al quemarse forman brasas y cenizas.
  • Fuegos de Clase B: Se trata de fuegos producidos por combustibles líquidos como puede ser la gasolina, petróleo, pintura, etc.
  • Fuegos de Clase C: Incendios alimentados por equipos eléctricos energizados. Por ejemplo: Computadoras, Servidores, Maquinaria industrial, herramientas eléctricas, hornos eléctricos y microondas, etc.
  • Fuegos de Clase D: Fuegos alimentados por ciertos tipos de metales, como el sodio, potasio, polvo de aluminio, básicamente metales alcalinos y alcalinotérreos. Reaccionan violentamente al contacto con agua.
  • Fuegos de Clase K: Fuego provocado por aceite de cocina, específicamente en freidoras (aceite vegetal, animal, grasa etc). Debido a que el aceite de cocina es muy difícil de apagar y que reacciona violentamente al contacto con agua, se usa específicamente el extintor de clase K.

Una vez hayamos identificado correctamente el tipo de fuego al que nos enfrentamos y hayamos comprobado que el extintor es adecuado para ese tipo de incendio procederemos a comprobar el extintor.

Debemos asegurarnos que el extintor esta cargado como lo indica en su manómetro con una aguja de color amarillo en la sección de color verde como que esta optimo. Ya estamos listos para utilizar el extintor.

El siguiente paso es quitar la anilla de seguridad y  su precinto, colocarnos a una distancia de unos dos metros del fuego siempre entre el fuego y una vía de escape por si se llegara a empeorar la situación.

siempre se debe atacar al fuego a favor del viento, nunca en contra, en caso de deberse a atacar en contra, cuando el agente extintor se libere, puede generar asfixia o dificultad de visibilidad.Nunca arrojar el agente extintor al humo, eso no serviría de nada.

En caso de que otra persona pueda utilizar un extintor extra, seria mayor efectividad.

Sujetaremos la manguera del extintor con fuerza apuntando a la base del fuego y accionaremos la palanca. Apuntando a la base del fuego intentaremos extender el agente extintor por todo lugar afectado en forma de zig zag, asi lograr terminar con el fuego.

Nunca se debe abandonar el lugar del incidente hasta que este totalmente extinguido. Puede que no se visualice llama, pero siga teniendo humo, podría llegar a realizar otro pequeño foco ígneo. Por eso es recomendable que una vez no se visualice mas fuego, remover lo incendiado así poder enfriar la zona y no vuelva a generarse otro foco.

Reservá tus vacaciones

Fotografía