23 junio, 2024

Las relaciones públicas y el marketing están estrechamente relacionadas, pero a la vez se diferencian en algunos aspectos, y no persiguen los mismo objetivos. Cada uno posee su propio potencial y combinadas son la fórmula perfecta para ayudar a alcanzar los objetivos de la empresa que se representa, haciendo uso de las diversas herramientas y/o tácticas que ofrecen.

Mientras la finalidad del marketing es captar los sentidos de los espectadores y crear la necesidad de consumo, las relaciones públicas se enfocan en posicionar una marca y generar una imagen positiva de la misma. Ambas utilizan casi todos los elementos de la comunicación como la publicidad, el marketing directo, el marketing corporativo, entre otros.

El mayor éxito del marketing es generar ventas y que un cliente hable de primera mano ostentando su producto a otros. Mientras las relaciones publicas posicionan la marca de dicho elemento, pero no solo “ataca” a consumidores, sino que se extiende a influenciadores como ser instituciones, líderes de opinión, periodistas, etc. Generando mayor credibilidad en el producto que se vende aumentando la posibilidad de su éxito.

El Marketing se enfoca en los mensajes externos y sus campañas son cortas ya que su principal función es la venta a través de medios publicitarios. Busca conquistar el mercado para ayudar con los objetivos de la empresa y a su vez satisfacer las necesidades y deseos de los clientes. Mientras Relaciones Públicas se orienta en manejar tanto la comunicación interna como externa de la empresa de forma permanente para la mejor adhesión del público generando un vínculo, con medios éticos, legales y coherentes.

Teniendo en cuenta las 4 P del Marketing a la hora de lanzar un producto/servicio:

Promoción: Comunicar, persuadir e informar al cliente y otros interesados para ayudar al logro de objetivos organizacionales. Haciendo uso de las herramientas que ambos poseen, marketing hará una fuerte campaña publicitaria y relaciones públicas buscará los medios adecuados para llevar el mensaje de acuerdo al tipo de cliente que se apunta.

Precio: En este proceso, ambos estudian el mercado para determinar cuál será el precio que el cliente estará dispuesto a gastar para obtener el producto o servicio. Estudiando el comportamiento en el mercado de productos similares y haciendo uso de feddbacks como principal recurso.

Producto: Ambas áreas trabajarán en conjunto en el bien o servicio ofrecido con la intención de satisfacer una necesidad o deseo del consumidor, que lo lleve a consumirlo y a recomendarlo.

Puesto de venta/Plaza: Se define el canal de distribución y el lugar geográfico y físico destinado a vender el producto. Para ello ambos harán un estudio de la sociedad y su comportamiento como guía.

En conclusión, aunque son diferentes, ambos se complementan para generar el éxito de una empresa. La fórmula es generar una buena imagen de la marca junto a una agresiva estrategia de mercadotecnia que invite a los clientes a probar los productos de los cuales tanto se habla en los medios de comunicación.

0 comentarios en «El matrimonio perfecto: Las Relaciones Públicas y el Marketing»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *