23 junio, 2024

Con el desarrollo de ciudades y países, y el constante incremento de la población. Día a día se consume más electricidad por habitante.En promedio 100 veces más electricidad por persona que en los años 50. En consecuencia, la demanda del suministro cada día es mayor,provoca daños en el medio ambiente y afecta en la salud de los seres humanos.

Nos encontramos por las calles, pantallas gigantes de publicidad interactiva, sugerencias gastronómicas, el cartel de un teatro anunciando su función.

 Por la noche es el momento donde la ciudad manifiesta el exceso de iluminación.

Conocido por contaminación lumínica o polución lumínica, es el brillo del cielo nocturno producido por la difusión de la luz artificial.

Se entiende por Contaminación Lumínica la emisión de flujo luminoso de fuentes artificiales nocturnas en intensidades, direcciones y/o rangos espectrales donde no es necesario para la realización de las actividades previstas en la zona alumbrada. (Departamento de Astronomía y Meteorología de la Universidad de Barcelona.)

Podemos relacionar a la contaminación lumínica a los siguientes factores

  • Resplandor
  • Encandilamiento
  • Intrusión

Resplandor o efecto de burbuja: son los arcos lumínicos que rodean las ciudades. cuando aumenta el tamaño del resplandor, se reduce la apreciación directa del espacio.

Encandilamiento: es una sensación visual causada por la luminosidad directa sin filtro protector. En los seres humanos produce molestias e incomodidad, dolor y hasta ceguera temporal.

Intrusión: es la situación donde se filtra un espectro lumínico no deseado, podría ejemplificarse con un cuarto oscuro y un resplandor que pasa por debajo de la puerta, o una luminaria del alumbrado público entrando por la ventana del cuarto, con la persiana levantada.

La contaminación lumínica que se crea por el exceso de iluminación, provoca daños en el medio ambiente, debido a que la energía extra que se crea para sustentar el consumo a través de los combustibles fósiles, emiten dióxido de carbono (co2).

Las emisiones de dióxido de carbono (co2) incrementan la desaparición de especies animales e incrementa el efecto invernadero producido en la atmósfera terrestre.

Esto influye en nuestra salud, denotando cambios en el descanso de las personas, la conducta de nuestro reloj biológico, el ritmo cardíaco, las funciones neuroendocrinas y otros procesos fisiológicos del ser humano.

Según estudios Durante la Primera Reunión Científica de la Red Española de Estudios sobre Contaminación Lumínica que se celebró en noviembre, tuvo un especial interés la exposición de los resultados de investigación obtenidos en materia de salud humana que muestran cómo la exposición a luz durante la noche puede provocar trastornos diversos, e incluso algunos tipos de cáncer.

Si la contaminación lumínica es producida por el exceso de iluminación, la primera medida sería reducir el consumo excesivo de energía, se podría reducir de forma selectiva la cantidad de luminarias en servicio, entre los horarios de 00:00 hs y las 04:00 hs. Así se reduciría las emisiones de CO2 y se conservaría la vida en la naturaleza.

  • La correcta dirección de las luminarias del alumbrado público, es primordial, para asegurar que cumplan la función designada y no dañe indirectamente a los seres humanos o la naturaleza que nos rodea.
  • La modernización de luminarias de mercurio a las de led, reducirían notablemente el consumo por lámpara y aumentando el rendimiento por pieza, y una prolongada vida útil.
  • Por último, las campañas de concientización en la sociedad, ayudarían a reducir el consumo de energía por habitante. Generando una interacción más amigable y prolongada con la naturaleza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *