20 febrero, 2024

Hay muchos motivos por los cuales se desatan conflictos, como por ejemplo: «El conflicto Gremial» que paralizó por casi tres días el puerto de San Antonio, en Río Negro.

Una interna entre los sindicatos desató el problema que terminó afectando a las exportaciones que salían por esta vía hacia alta mar.

El paro de trabajadores mantuvo en vilo alrededor de 90 camiones que tuvieron que aguardar más de 60 horas para entregar su mercadería, con más de 2 millones de kilos de frutas.

Todo se inició cuándo la Federación Marítima, Portuaria y de la Industria Naval, un gremio que nuclea a una escasa cantidad de obreros, decidió iniciar una medida de fuerza contra la empresa concesionaria de la terminal marítima Patagonia Norte, en demanda, entre otras causas, de la reincorporación de un afiliado. Esto, precipitó el malestar del Sindicato de Obreros Portuarios (Sopsao), que a su vez reclamó por la desviación de dos trabajadores y por otros puntos pendientes.

En realidad, el conflicto se dá en el marco de la crítica situación que atraviesa la actividad, en especial el escaso de la terminal marítima local. El trabajo se retomó ya que acordarán una reunión en la Secretaría de Trabajo de Viedma.

El conflicto es una situación que implica un problema, una dificultad y puede suscitar posteriores enfrentamientos, generalmente entre dos partes o pueden ser más también, cuyos intereses, valores y pensamientos observan posiciones absolutamente diferentes y contra puestas.

Los conflictos y desacuerdos son inevitables, pero en sí mismos no son buenas ni malas; pueden ser oportunidades de afinar las interacciones y de generar una dinámica más creativa y productiva. La clave estriba de como los miembros del equipo responden a los conflictos. Comprender esto es vital para el funcionamiento interno del grupo, ya que los conflictos pueden destituir el progreso de su equipo si no se los puede manejar; pueden a si mismo, conducir a decisiones sólidas que incluso fortalezcan al grupo como tal, si se los maneja bien. No se puede afirmar que un conflicto sea aceptable o inaceptable en todas las condiciones y circunstancias. Un tipo y/o nivel de conflicto que, en un momento determinado de la historia del grupo, puede generar que sus miembros se involucren de un modo saludable y positivo, en otro momento puede ser altamente disfuncional.

El conflicto es constructivo cuándo mejora la calidad de las decisiones, estimula la creatividad y la innovación, alienta el interés y la curiosidad entre los miembros, proporciona el medio para discutir los problemas y liberar la tensión y fomenta un ambiente de auto evaluación y cambio.

En la raíz de gran parte de los conflictos se puede encontrar una mala comunicación. Cuándo una persona mal interpreta lo que otra ha querido decir, reacciona defendiéndose ante lo que considera una ofensa. Aumenta la tensión del conflicto y se encuentra más lejos la solución del mismo.