25 mayo, 2024

Todo proceso de comunicación trae en su interior la posibilidad del conflicto,

Con cada persona que se entable algún tipo de comunicación está presente esa posibilidad, no siempre es beneficiosa la comunicación se puede dar con cualquier persona en cualquier parte del mundo y a atraves de distintos medios.

Uno de los casos más recientes que generaron preocupación es lo que ocurrió luego de que una patota asesinara a un joven en Mercedes.

Una joven decidió abrir un grupo en Facebook para expresar su opinión sobre este hecho violento. «No quiero más banditas violentas en Mercedes», lo llamó. Inmediatamente recibió dos amenazas de distintas bandas para que cerrara el grupo y terminara con las opiniones contra las patotas adolescentes.

«El problema es que uno puede crearse un perfil falso y mantener oculta su verdadera identidad»

La dificultad es mayor si se tiene en cuenta que cada vez más usuarios de Internet tienen perfiles en redes sociales. Por ejemplo en Facebook, una de las redes más famosas, ya hay más de 400 millones de usuarios.

Por su parte, Facundo Malaureille Peltzer, abogado especialista en seguridad de la información, consideró que, a pesar de las dificultades que existen para identificar al autor de un «ciberdelito», no es cierto que no pueda hacerse nada al respecto

Es un trabajo de muchos y cada uno desde su propio lugar; debemos pensar, cada vez que hacemos un send o colgamos algo en Internet, si no estamos desplegando información que nos ponga en riesgo a nosotros o a nuestros conocidos.

Hoy en día el abuso de las redes sociales como Facebook, twitter, whatsapp, SMS, e-mail, Skype entre otras,  comúnmente  desvirtúan lo que debería ser una interrelación humana saludable y que ha puesto en guardia a sociólogos, psicólogos y psiquiatras por el peligro que entraña tanto para la salud mental individual como colectiva.

La consecuencia negativa más frecuente debida a un mal uso de las redes sociales, es la conducta obsesiva-compulsiva que puede generar en quienes viven permanentemente pendientes de los avisos que suenan en sus teléfonos o tablets y sienten la necesidad de responder a los mismos este presenta un “temor a estar desconectado” que le genera la necesidad adictiva de estar permanentemente activo en las redes.

Las nuevas tecnologías proporcionan facilidades de comunicación pero al mismo tiempo alteran la naturaleza y la esencia de la misma, ya que una interrelación humana basada únicamente en estas tecnologías ocasionaría déficits sociales, afectivos y emocionales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *