Historia de la Cadena de Hoteles Four Seasons

    0
    3317

    La Organización nació en los años 60. Cuando nació, Isadore Sharp no pensaba entrar en el negocio hotelero a gran escala, cuando junto con su padre que era Contador, construyeron su  primer hotel en Toronto, Canadá. En el transcurso de la primera década terminaron por abrir 3 hoteles Four Seasons, comenzando un nuevo impero dedicado a los huéspedes.

    A principio de los años 70 la nueva cadena abrió su primer hotel en Londres, sentando una nueva dirección para la compañía. Dicho hotel fue el pionero en muchos servicios que ahora se utilizan a nivel mundial. En unos pocos años, la Organización había crecido hasta tener también 10 hoteles en Canadá y un contrato con EEUU para comenzar a incursionar en dicho país.

    Ya en los años 80, tenía una docena de hoteles en EEUU. En esta etapa comenzó a cambiar algunas estrategias y paso de ser una empresa Dueño –Operador a una nueva empresa Managment Compañy.

    En los años 90 se convirtió en una empresa líder en la Industria de la Hospitalidad. Anticipándose a las nuevas generaciones, comenzó a ofrecer servicios y facilidades más específicas en destinos exóticos. Se comenzó una época de expansión abriendo un gran número de hoteles en Europa  y Asia.

    En la década del 2000 (su quinta década trabajando) siguió creciendo alrededor del mundo, llegando a estar en todos los continentes (105 hoteles en 43 países) menos en la Antártica. Para esta época la fuerza de la marca se había convertido en una calidad de vida.

    En esta etapa de crecimiento abrio el Hotel ubicado en Buenos Aires, reflejo de la grandeza de los servicios que ofrece.

    Ya en su sexta época (del 2010 en adelante) la Organización centro su concentración en la expansión global y junto al énfasis puesto en la innovación y creatividad, siguió mejorando, siempre con la idea de ser una empresa líder en viajes de Negocios.

    Su Presidente y Fundador (Isadore Sharp) sostiene que la razón del éxito de la cadena se centra en un solo principio que trasciende el tiempo, la geografía, la religión  y la cultura, como una regla de oro, solo se basa en tratar a las personas bien, de la manera en que queremos que nos traten a nosotros, si lo hacemos ellos harán lo mismo.