21 junio, 2024

El 6 de diciembre del corriente año Rosana Galliano cumpliría 40años, pero eso no será posible ya que el 6 de  enero se cumplieron 10 años de su asesinato. Jose Arce, quien por ese entonces era su esposo, la mando a matar con la ayuda de la madre de este, Elsa Aguilar. El 6 de diciembre del año 2016la corte suprema de la nación dejo firme la condena a prisión perpetua de Arce y su madre, sin embargo los 2 asesinos gozan del beneficio de prisión domiciliaria y conviven con los hijos del matrimonio, hijos de Rosana.

El 16 de enero de 2008 alguien le disparo a la joven mujer y ella murió en el patio de su casa. Sus hijos tenían 3 y 4 años, en ese momento se encontraban con su padre en otro domicilio. No fue difícil probar que Jose Arce le había pagado a un sicario, sabiendo que el esposo de esta era un empresario adinerado. Hoy por hoy él tiene 67 años y su madre 87. Los dos viven en una casona dentro de un barrio privado en la zona de pilar.

Los niños, quienes ya tienen 13 y 14 años no tienen contacto con ningún familiar de Rosana, su padre no se los permite. A pesar de la petición de los niños por ver a sus abuelos maternos, tíos, primos,etc,  Arce hace oídos sordos y sigue en su postura hasta el día de hoy.

Mientras tanto Graciela y Reynarlo, padres de la fallecida siguen luchando por la custodia de sus nietas, 10 años llevan de reclamo, de juzgado en juzgado, pero el juez que llevala causa, el Dr. Ruiz Carlos quien pertenece al juzgado nº 5 de familia de san isidro no da ningún tipo de respuesta a esta petición.

Mientras tanto Magali Álvarez, quien se encuentra a cargo del servicio local da detalles de la visita que realizaron una psicóloga y una asistente social para visitar y constatar el estado de los niños; cuenta que los niños son manipulados por su abuela y no tienen poder de decisión sobre nada, ni siquiera sobre sus propios relatos “Argentina tiene leyes de protección integral de la niñez que no se están cumpliendo. Se tendrían que optar medidas de protección a estos niños. Se les están vulnerando todos sus derechos” aclara German Onco, también de la Sennaf.

No se  hace nada, nadie acude a los reclamos, todos miran para otro lado, la justicia se toma demasiado tiempo y los niños ahora adolecentes están perturbados por sus  familiares, así está la sociedad de hoy permitiendo que dos inocentes sigan conviviendo con los asesinos de su madre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *