23 febrero, 2024

La aptitud para una comunicación convincente es importante en un hotel independientemente de que los miembros del personal no estén de cara al cliente. Muy pocos hoteles invierten el suficiente dinero en formar a su personal para interactuar con los clientes. La habilidad para una comunicación efectiva es un arte que se aprende, y no una aptitud natural; por lo que hay que contemplar la formación al personal. La capacidad para una comunicación excelente mejora la experiencia del cliente puesto que demuestra al huésped que se le escucha, se tiene en cuenta su opinión y a su vez recibe mensajes claros. Además de la comunicación con los clientes, el personal aprenderá cómo escribir emails. Estas habilidades impresionarán a los clientes, lo que retornará en un mayor beneficio de su negocio hotelero a medio plazo.
El personal no solo necesita comunicarse de forma satisfactoria con los clientes, también con los empleados de otros departamentos. Puede que solo algunos de los miembros de su personal sean capaces de hablar un inglés fluido, pero aquellos que no tengan el inglés como primera lengua sufrirán a causa de su incapacidad y no podrán entender parte de la información o simples instrucciones.
La comunicación de éxito es un proceso bidireccional que requiere la gestión correcta para escuchar periódicamente las opiniones e ideas de los miembros del personal. Si el responsable de la gestión es el único que habla, los empleados tienden a aletargarse. Hay que escuchar a los empleados puesto que son los que se ocupan directamente de los clientes día a día. Puede que tengan ideas para un mejor servicio al cliente o para poder improvisar las funciones del hotel si encuentran algún problema. La mejor manera de escuchar a sus empleados es llevar a cabo sesiones semanales de feedback, tome en serio sus ideas y recompénselas. Motive a su personal para que le ayude a hacer crecer su negocio hotelero.
El Área tiene entre otras funciones:
• Control de tarjetas de registros y folios.
• Control de reservaciones del día.
• Aplicación de tarifas.
• Determinación de procedimientos de entrada, cambio
y salida del huésped.
• Control de grupos.
• Control de reporte de ama de llaves.
• Control de depósitos.
• Atención al cliente.
• Cheques, ajustes y descuentos.
• Salidas tardes.
• Colabora en la selección de personal.
• Colabora en la capacitación.

Podemos concluir del presente trabajo efectuado que el vendedor como un profesional; debe estar preparado psicológicamente y capacitado en ventas de acuerdo a las exigencias del hotel donde este trabajando.
Los hoteles de hoy requieren que sus huespedes esten bien atendidos y comodos a la hora de hospedarse en nuestro ambiente, utilizando las estrategias para que cada día siga creciendo y aumentando sus servicios al clientes.