24 mayo, 2024

Toda la gestión de las empresas depende de sus colaboradores quien son los encargados de diseñar una solución, tomar una decisión, coordinar un trabajo, controlar un resultado o realizar una actividad o tarea. El 100% de los ingresos y el 100% de los costos y gastos de una empresa dependen de las personas, el capital humano.                                                                                                                  Una gestión empresarial moderna reconoce la importancia del capital humano en las organizaciones, así como la responsabilidad de desarrollar su principal fuente de riqueza; el capital intelectual a través de constante capacitación y desarrollo personal, cambiando el paradigma de que la capacitación es un gasto por el de capacitación es una inversión.

La capacitación es el proceso educativo de corto plazo, aplicado de manera sistemática y organizada, por medio del cual las personas adquieren conocimientos, desarrollan habilidades y competencias en función de objetivos definidos. La capacitación entraña la transmisión de conocimientos específicos relativos al trabajo, actitudes frente a aspectos de la organización, de la tarea y del ambiente, así como desarrollo de habilidades y competencias.                                                   La capacitación del personal es un proceso que se relaciona con el mejoramiento y el crecimiento de las aptitudes de los individuos y de los grupos, dentro de la organización. Al educarse el individuo invierte en si mismo, incrementa su capacidad. La importancia de la capacitación no se puede subestimar.

Sus objetivos son:

  1. Incrementar la productividad
  2. Promover la eficiencia del trabajador
  3. Proporcionar al trabajador una preparación, que le permite desempeñar puestos de mayor responsabilidad.
  4. Promover un ambiente de mayor seguridad en el empleo
  5. Impulsa el mejoramiento de sistemas y procedimientos administrativos.
  6. Promueve el ascenso, sobre la base del mérito personal
  7. Contribuir a la reducción del movimiento de persona, como renuncias.
  8. Mejora las relaciones humanas en la organización.

 

Los campos de la aplicación de la capacitación son muchos, pero en general entran en una de las tres áreas siguientes:

  • Inducción: Es la información que se brinda a los empleados recién ingresados. Generalmente lo hacen los supervisores del ingresante. El departamento de rrhh establece por escrito las pautas, de modo de que la acción sea uniforme y planificada
  • Entrenamiento: se aplica al personal operativo, en general se da en el mismo puesto de trabajo. La capacitación se hace necesaria cuando hay novedades que afectan tareas o funciones. Las instrucciones para cada puesto de trabajo deberían ser puestas por escrito.
  • Formación básica: se desarrolla en organizaciones, procura personal especialmente preparados, con un conocimiento general de toda la organización.

 

Cuáles son los beneficios de capacitar:

Conclusión personal:  

 

La capacitación permite evitar la obsolescencia de los conocimientos del personal, que ocurre generalmente entre los empleados más antiguos si no han sido reentrenados. También permite adaptarse a los rápidos cambios sociales, como el aumento de la población con títulos universitarios, la mayor esperanza de vida, los continuos cambios de productos y servicios, el avance de la informática en todas las áreas y las crecientes y diversas demandas del mercado. Disminuye la tasa de rotación del personal y permite entrenar sustitos que puedan ocupar nuevas funciones rápida y eficazmente.

Por ello, las inversiones en capacitación redundan en beneficios tanto para la persona entrenada como para la empresa que la entrena. Y las empresas que mayores esfuerzos realizan en este sentido, son las que más se beneficiaran en los mercados hipercompeitivos que llegaron para quedarse.

 

0 comentarios en «Capacitación como inversión»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *