22 mayo, 2024

Durante la investigación, se logra demostrar el profundo ligamiento entre lo que se hace en lo cotidiano con una manifestación meramente expresada en fórmulas físicas y matemáticas. Por lo tanto, la elección de este tema, surge justamente para impulsar, a todos aquellos que realicen la lectura de éste material, a que efectúe una observación y relacione, en lo habitual y ordinario, lo abstracto con lo concreto.

Al mirar a nuestro alrededor se observa que las plantas crecen, los animales se trasladan y que las máquinas y herramientas realizan las más variadas tareas. Todas estas actividades tienen en común que precisan de la afluencia de la energía. La energía es una propiedad asociada a los objetos y sustancias y se manifiesta en las transformaciones que ocurren en la naturaleza. La energía se manifiesta en los cambios físicos, por ejemplo, al elevar un objeto, transportarlo, deformarlo o calentarlo. Y así en innumerables sucesos diarios.

Una de tantas aplicaciones de la física en lo cotidiano hizo surgir el siguiente interrogante: ¿Qué energía gastaría en subir un piano a cierta altura? A modo de recetario, como quien hace una torta, se presentan los pasos a seguir.

Lo primero que se solicita es que se tengan ciertas datos previos:
Para estos datos se necesita: cinta métrica; cronómetro; y balanza (que pueda medir la masa de piano). Con estos materiales, se mide: la altura a la se quiere elevar el piano (cinta métrica); el tiempo que lleve elevar el piano (cronómetro); y conocer la masa del piano. Hay un dato de yapa que es la ACELERACIÓN DE LA GRAVEDAD.

El paso siguiente sería conocer el SISTEMA DE UNIDADES que se va a utilizar. Como se refiere a un objeto, dentro de todo, grande, se debe acordar un sistema en común y coherente con lo que  se calculará. Para esto, se muestra el siguiente cuadro con los SISTEMAS DE UNIDADES más utilizados en nuestro país:

 

La elección, por la densidad del objeto, sería el Sistema m.k.s.: m, de metro; k, de kilogramo; y s, de segundos. Como se advierte, son las tres MAGNITUDES que se pidió medir: la altura, en metros; la masa, en kilogramos; y el tiempo, en segundos. Ahora, una vez elegido el Sistema, se puede comenzar a combinar los datos que se tienen, de la siguiente manera:

Al peso del piano se obtiene multiplicando la masa por la gravedad (sabiendo que la gravedad vale 9,8 m/s2); al peso obtenido, se vuelve a multiplicar pero por la altura medida; y, con esto, se obtiene la ENERGIA POTENCIAL que se necesita para realizar ese TRABAJO.

Así como éste u otros ejemplos, con un simple cálculo matemático y pocas medidas, se alcanza calcular y medir el gasto energético y, en donde la física intervino directamente con un sencillo ejemplo de nuestro diario vivir. Al fin al cabo, ‘estamos hechos de números, valores calculables e incalculables, de “porciones”… una porción física, otra de química, otra porción psicológica’.

Y cómo dijo el físico, filósofo, teólogo, inventor, alquimista y matemático inglés Isaac Newton: «Puedo calcular el movimiento de los cuerpos celestes, pero no la locura de la gente».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *