19 junio, 2024

Llegado el momento de mirar en otras latitudes para buscar reemplazo o adicionar nuevos proveedores a las organizaciones, es prudente entender que el costeo de una importación puede hacer la diferencia entre vincular un nuevo proveedor a la empresa que cumpla con los requisitos buscados, bien para que supla materias primas, insumos o un producto terminado que se debe ingresar al país, o definitivamente dejar pasar esa oportunidad porque en la mayoría de los casos se encuentra lo que se buscaba en la empresa del exterior, pero a la hora de determinar el costo del producto esa oportunidad aparentemente es muy costosa lo que lleva al empresario a desechar la idea de ingresar al proceso importador, para así poder disfrutar de nuevas tendencias, productos, internacionalización de la empresa y por qué no, si se tiene lo que el mercado internacional demanda, de una vez ingresar al mundo de las exportaciones. Pero, es la importación la que nos compete y se ha de comenzar dando algunas pautas de qué hacer y no hacer en este proceso importador, para obtener el éxito deseado por el empresario.

El término de negociación, aquí se refiere a los INCOTERMS, utilizados para pactar todo intercambio de bienes y servicios en el exterior, no contempla el incoterm EXWORK (en fábrica) porque por creencia personal éste no es un término que beneficie al comprador nacional sino al vendedor internacional, puesto que es el comprador en Colombia, quien hace todo el esfuerzo, tanto financiero como logístico y si el país de compra está por fuera de los alcances fronterizos de Colombia, es mejor evitarlo a toda costa. Tampoco, pactar con el vendedor internacional el término DDU (Delibery Duty Unpaid) o DDP (Delivery Duty Paid) porque en ambos casos quien se beneficia es el comprador Colombiano y será muy difícil que él vendedor internacional los acepte y si es un país lejano todavía más difícil la aceptación de cualquiera de estos términos.
Por lo tanto, se deberá encontrar otros términos de negociación y sitios de entrega de la mercancía, o sea donde la mercancía traspasará a poder del importador Colombiano y éste asume todas las responsabilidades y riesgos inherentes a la operación, a partir de ese momento.
De acuerdo con lo anterior se deberá entonces proponer un término de negociación apropiado y que tenga como sitio de entrega un punto intermedio favorable al vendedor y al comprador (SÓLO APLICA PARA PAISES Y EMPRESAS DISTANTES), por lo que usted señor empresario podría fijar sus intereses de negociación en estos inconterms;

1. Para transporte Marítimo CIF (Costo Seguros y Flete ).

2. Para Transporte Marítimo FOB (Libre a Bordo).

3. Para transporte aéreo FCA (Libre Transportista).

4. Para transporte Terrestre DAF ( Entregado en Frontera).

Con el buen uso de estos cuatro (4) incoterms, el importador podrá desempeñar la operación exitosamente en cuanto al uso del término de negociación apropiado para cada medio de transporte. Es de aclarar que apenas se comienza la operación.
Posteriormente se deberá pactar el sitio de entrega de la mercancía y la transferencia de los riesgos porque cada incoterm debe finalizar indicando un lugar específico, en un país específico y un puerto, aeropuerto o frontera claramente definidos.

Los incoterms poseen esa cualidad cuando se pactan que se debe indicar el sitio de entrega bien determinado para evitar confusiones, pérdidas de tiempo y dinero; por lo tanto, el importador deberá tener siempre muy presente el conocimiento de las rutas posibles y el lugar donde asumirá el riesgo y la posesión de la mercancía y para ello debe estar muy bien documentado de las rutas existentes entre el destino elegido, que para el importador, será lo que se determina como sitio de origen, porque es allí dónde comienza el proceso importador independiente de donde se haya adquirido el producto.
Si no se tienen claras las rutas y los posibles orígenes a determinar, se podrán incrementar los riesgos y por lo tanto las primas de seguros internacionales y es por ello que siempre serán importantes puntos de origen que acerquen el producto al importador y donde él tenga conocimiento de la cultura, idioma, normas internacionales, rutas, y lo más importante, que ese país tenga flujo de mercancías con Colombia para que los tiempos de tránsito o sea la duración del recorrido internacional y las frecuencias o sea los tiempos que demora el buque, avión o camión en el sitio de partida sean los mínimos y así garantizar el ingreso de la mercancía al país o Zona Franca a tiempo para cumplir con los objetivos para los cuales fue importada.
De otra parte, el importador al buscar su producto en el exterior para suplir su necesidad, deberá tener en cuenta la posición arancelaria del producto que se va a importar por su: clasificación arancelaria.
El arancel de aduanas puede definirse como la agrupación de todos los bienes que existen en el universo, susceptibles de ser negociados en una transacción internacional.
Este documento, para su fácil manejo, ha sido estructurado, en su parte inicial, de acuerdo con los reinos de la naturaleza en su orden: animal, vegetal y mineral; en su parte final incluye los demás bienes no susceptibles de ubicar en el esquema anotado.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *