19 mayo, 2024

La suma de dos fenómenos pareciera ser un éxito garantizado. El amor popular al eterno Cerati, y el talento descomunal de los acróbatas reconocidos internacionalmente de Cirque Du Soleil, era una alianza que no podía fallar. Con mas de 260 mil entradas vendidas, y una cantidad récord de funciones (y sumando), logró su propósito de arrasar en ventas y expectativas.

Nadie puede negar que es un espectáculo digno de ver, y hacer una critica llevada a menos sobre este show, seria erróneo y atrevido; pero si podemos recalcar que el show tiene mas de arte escénico que circense. Apunta a unir a los fans de Soda Stereo a través de sus recordados éxitos musicales, acompañados de imponentes despliegues circenses con gran impacto visual, pero sin la esencia que caracteriza a Cirque Du Soleil. Quien haya visto otros espectáculos de esta compañía, tal vez esperaba mucho mas.

La historia que se pretendía contar no fue clara, y obtuvo interpretaciones diversas. Tal vez, si se hubiera tratado de un espectáculo exclusivamente para honrar a Gustavo Cerati, cumpliría exactamente sus objetivos; pero el sello de Cirque du Soleil generaba un obligación implícita en deslumbrar con destrezas físicas y acrobáticas de riesgo,como  nos tienen acostumbrados. En cambio hubo un digno acompañamiento visual y puestas en escena innovadoras, a las canciones mas recordados de Cerati, que atrapaban sin duda a sus fans, pero no tan así, a los espectadores fanáticos del Circo.

 

0 comentarios en «SÉPTIMO DÍA: Entre el Circo y la Música»

  1. No cabe ninguna duda que los fanáticos de Gustavo Cerati esperaban un show diferente que no se vio tan reflejado con la puesta en escena del Cirque Du Solei , quizás demasiado circense.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *