28 mayo, 2024

LA IMPORTANCIA DE LA FORMACION PROFECIONAL PARA  EL     DEPARTAMENTO DE RRHH
Cada vez son más las empresas que invierten en programas de capacitación para sus empleados, con el fin de aumentar la productividad y generar ventajas competitivas que lleven a un mejor posicionamiento en el mercado.
La capacitación empresarial promueve el aprendizaje en determinadas áreas del conocimiento y fortalece las habilidades de los empleados para alcanzar un ejercicio profesional más óptimo.

Cómo realizar procesos de capacitación efectivos
Para capacitar al personal, el empresario deberá tener en cuenta las siguientes recomendaciones:
• Identificar las necesidades: es importante saber cuáles son los conocimientos que se deben fortalecer para mejorar los procesos de producción y la prestación de servicios. Conocer las falencias le ayudará a buscar soluciones a la medida. Un ejemplo de ello es la falta de un segundo idioma que permita a los empleados relacionarse con empresas o clientes en el exterior. En este caso, la capacitación en inglés será muy útil.
• Establecer objetivos: una vez identificada la necesidad se deben establecer los objetivos, es decir, lo que se quiere lograr. Esta será la referencia para valorar el éxito de la capacitación cuando termine.
• Evaluar las capacidades: es importante conocer en qué nivel se encuentra cada empleado respecto al tema de la capacitación. De esta forma, se podrán realizar grupos más homogéneos para facilitar el aprendizaje.

Ventajas de la capacitación de personal
1. Especialización. Parece que no todas las empresas lo saben, pero te puedes ahorrar más dinero contratando a un trabajador por cada actividad a realizar que un multiusos. Y es que éste último, por el exceso de trabajo, terminará enfermándose y ausentándose de la oficina. Contrario a mantener a un grupo de individuos que se concentren en un solo proyecto y aseguren resultados satisfactorios.
2. Actitud. Modificar las actitudes de los empleados incidirá directamente en el clima laboral, y qué mejor manera de trabajar que rodearse de un ambiente receptivo, adaptativo y motivado.
3. Crecimiento. Siempre es mejor apostar por desarrollar las habilidades de los empleados y que sean ellos, que ya conocen la forma de trabajar de la empresa, los que se conviertan en los líderes de la compañía, permitiendo continuar con las metas a alcanzar.
4. Sin supervisión. El líder puede dedicarse 100% a sus actividades, debido a que los monitoreos se habrán reducido. Todos los empleados saben lo que deben hacer y lo realizan de la mejor manera posible. No hay necesidad de que alguien esté detrás de ellos todo el tiempo.
5. Identificación. Nadie se pone la camiseta de una empresa donde en vez de tratarlos como seres humanos, se apuesta por máquinas de trabajo. Ofrece oportunidades de crecimiento y desarrollo, y fomentarás la lealtad en el equipo.
6. Rendimiento. Conocer de qué consiste un puesto y las actividades a desarrollar en éste, no sólo hace más sencillo el objetivo a alcanzar, sino que elevan el rendimiento de trabajo.
7. Superación de crisis. Ninguna empresa capacitada y preparada se hunde ante una crisis. Los colaboradores sabrán perfectamente cómo actuar ante una situación de emergencia.
Es importante recordar que capacitar a un trabajador no sólo consiste en pagarle a un experto para que le transmita sus conocimientos. De hecho, la compañía tiene que comprometerse a diseñar programas que repliquen los contenidos adquiridos en el curso o taller y generar actividades para que los colaboradores pongan en práctica lo aprendido.
No dudes en invertir en capacitación, es la clave para que tu capital humano se distinga de los demás. Los resultados son positivos; no sólo contarás con excelentes colaboradores, sino que también obtendrás un aumento en la rentabilidad de tu negocio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *