14 julio, 2024

Conocer al cliente, las necesidades que tienen y los impulsos que tiene para poder conseguir el producto, generar esa necesidad casi primaria que toca la fibra mas intima de cada uno para pader despertar el anhelo por tener ese producto o servicio es lo que se llega a generar con una buena estrategia de marketing.

La marca es inherente al marketing, no hay marketing si no hay algo distintivo y como tal posicionar la marca es la meta de la mercadotecnia. Se busca transmitir, trascender de una u otra manera según al perfil del publico al que se quiere llegar, no tiene sentido ofrecer producto muy económicos a alguien que tiene gran poder adquisitivo como a su vez no va a poder concretar la aspiración d compra de un bien de lujo alguien que no tenga capital para poder comprarlos.

Con ello es necesario encuadrar el producto al cliente adecuado teniendo en consideración aspectos como la edad, poder adquisitivo, genero, ubicación geográfica . Esta proceso de dividir las categorías de cliente en mercadotecnia se denomina segmentación y es vital para una correcta utilización de los recursos económicos y materiales. Con la segmentación se busca entre otras cuestiones medir el tamaño del mercado, orientarse respecto a las tendencias que se siguen y cuales son las demandas insatisfechas para asegurar niveles de aceptación sostenibles del producto que se quiera vender.

Otro aspecto determinante es la selección de la forma en la que se quiere dar a conocer el producto con las campañas publicitarias. Teniendo en cuenta que los medios mas masivos son los mas caros hay que encontrar un prudente equilibrio para conseguir que la marca sea mas conocida al menor coste posible. Un papel clave lo juegan las redes sociales e Internet ya que nos amplia exponencial mente la posibilidad de hacer conocer nuestro productos y servicio de primera mano y cualquier hora con un bajo nivel de gasto.

La mercadotecnia como tal aglutina un ingente cantidad de estrategias que evalúan aspectos que pueden parecer en primera instancia tan irrelevantes , como puede ser el color del envase, la forma en que se coloca en la góndola, la posición que se ocupa y otra serie de cuestiones que se tienen en cuenta para seguir alimentando a las sociedades capitalistas a través de la manera mas difundida, aun mas que las religiones, con el consumo, un consumo cada vez mas desmedido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *