Inicio cables submarinos
Array

cables submarinos

cable-submarino

Es un cable de cobre o fibra óptica instalado sobre el lecho marino y destinado a servicios de telecomunicación.

Los cables submarinos son auténticas autopistas que nos permiten comunicaciones internacionales, tanto de voz como de datos, a gran velocidad o intercambiar grandes volúmenes de información sin apenas retardo. Actualmente un buen número de cables submarinos recorren los fondos del mar, uniendo  distintos países en una gran red basada en enlaces de fibra óptica y aunque puedan parecer algo novedoso, el origen de estos cables se remonta a mediados del  siglo 19.Aproximadamente el 90% del tráfico de Internet circula por estos cables.

En 1850, surgió la necesidad de conectar puntos separados entre sí por el mar: Francia e Inglaterra. El punto medio entre ambos países es el paso de caláis, ahí fue donde se tendió el primer cable submarino, que estaba fabricado de cobre. Esta primera incursión resulto algo desastrosa debido a que las señales sufrían retardos que sumado a la ausencia del blindaje y los rebotes, hacían que la señal resultase irreconocible. En 1851 sufre una ruptura debido a un pescador que lo engancho con sus redes y termino partiéndolo.

La solución llego de la mano de Werner von siemens que desarrollo un recubrimiento aislante para los cables que permitía que funcionasen bien bajo el agua. Esto produjo que el cable se expandiese en Europa y África, enlazando ambos continentes y llevando este sistema de comunicación a distintas islas.

En 1866 entra un nuevo cable trasatlántico que contaba con blindaje mucho más robusto y además era mucho más resistente a la torsión. Para este proyecto se contó con uno de los barcos más grandes de la época y el resultado final fue un éxito, logrando un circuito de comunicación entre Europa y América.

Con el paso del tiempo también se reflejó en la evolución de la tecnología, los primeros cables submarinos estaban hechos en cobre y sufrían problemas de aislamiento y atenuación de la señal y en la década de los 60, el cable coaxial se convirtió en la base sobre la cual construir esta infraestructura de comunicaciones internacionales y se hicieron cables que permitían transportar de 120 a 1800 canales telefónicos analógicos.

A principios de los años 80, ya se tenía claro que los siguientes cables submarinos a desplegar se realizarían con fibra óptica y, de hecho, en 1983 se terminaría el tendido del que sería el último cable submarino basado en coaxial (que fue capaz de cursar 4200 canales de voz simultáneos). Desde mediados de los años 80 hasta nuestros días, se han realizado grandes despliegues (que aún siguen en curso) de cables submarinos de fibra óptica que vale la pena revisar en alguna de las aplicaciones cartográficas disponibles en la red, para darnos cuenta de la magnitud de estas infraestructuras.

Aunque la tecnología ha evolucionado en este siglo y medio, la forma de desplegar estas infraestructuras no ha cambiado tanto puesto que se sigue dependiendo de los barcos cableros que van avanzando lentamente y depositan, sobre el lecho marino, el cable y que, claro está, también se encargan de las reparaciones que, como ya se ha podido ver, no son operaciones nada simples.

Reservá tus vacaciones

Fotografía