Inicio elemento de prteccion auditivo
Array

elemento de prteccion auditivo

 Elementos de protección personal auditivo

Se calcula que un 70% de los argentinos sufren niveles de ruido superior a los 65 decibeles, el umbral a partir del cual los científicos y expertos sanitarios consideran inaceptables el ruido.

No hay definición exacta para el ruido, pero se admite que se trata de un sonido que provoca una sensación desagradable en quien lo escucha. Evidentemente esta definición se encuentra muy ligada a la subjetividad, ya que un nivel de 100- 110 decibeles en una discoteca resulta aceptable y hasta agradable para quien se encuentra allí divirtiéndose y, en cambio, 40 decibeles pueden parecer para esa misma persona insoportable si intenta dormir.

Desde un punto de vista médico, se considera ruido al sonido que puede producir perdida en audición, ser nocivo para la salud o interferir gravemente en una actividad. La diferencia entre sonido y ruido es muy subjetiva y depende no solo de la sensibilidad de las personas, sino también de las circunstancias en que estas se encuentran y de las características del sonido o ruido, intensidad:

-Tono

-Duración

-Variación en tiempo

-Forma de presentación

Desde un punto de vista legal, los efectos nocivos del ruido comienzan por encima de los 85 decibeles. A partir de este nivel se aplica en el mundo laboral la legislación referente a medidas tendentes más a la protección ante el ruido que a eliminarlo.

Cuando se supera los 80 decibeles y la exposición se prolonga durante años, como sucede en algunas empresas, el oído se va dañando casi de forma imperceptible sin el uso de protectores correspondientes, y quien sufre ese ruido se vuelve duro de oído, padeciendo una sordera cada vez más acusadas a las frecuencias agudas y a las frecuencias conversacionales. Se trata de un proceso que conduce irreversiblemente a la perdida de la audición, ya que no existe tratamiento. estas personas precisan que se les hable mas alto cada vez, no oyen el timbre de casa o teléfono, suben el volumen del televisor y de la radio con la consiguiente molestia para los demás, y escuchan zumbidos en los oídos denominados acufenos, que pueden ser molestos e incluso alterar el sueño de quien lo padece.

Pero el daño del ruido no se imita al oído. La adición, además de una función de primer orden en la vida de relación social, de comunicación con nuestro entorno y con nuestros semejantes, es también un sistema de alerta relacionado con otros órganos.

Por ello, una excesiva exposición a el ruido puede desencadenar efectos adversos acústicos, psicológicos y cardiovasculares:

Cardiovascular:

Aceleración del pulso (taquicardia) y elevación de la presión sanguínea-

Incremento de la frecuencia respiratoria.

Psicológicos:

Aumento de la secreción acida del estómago y la secreción del as hormonas suprarrenales

Disminución del estado de vigilancia, dificultad para concentrarse

Inquietud irritabilidad, trastorno del sueño

Acústico:

Hipoacusia sensorial permanente

Fatiga aditiva

Enmascaramiento de la audición

El stress afecta al sistema inmunológico, haciéndolo más susceptible a procesos degenerativos crónicos.

Prevención:

La manera más segura de proteger sus oídos es siempre usar protectores cuando se encuentre trabajando alrededor de ruidos fuertes.se puede utilizar tapones y/u auriculares para prevenir el ruido. En el mercado, existen cientos de clases disponibles.

Los protectores auditivos son equipos de protección individual que, debido a sus propiedades para la atenuación del sonido, reducen los efectos del ruido en la audición, para evitar así un daño en el oído. los protectores de los oídos reducen el ruido obstaculizando su trayectoria desde la fuente hasta el canal auditivo. Adoptan formas muy variables (productos de protección auditivas).

Tapones:

Los tapones para los odios se llevan en el canal auditivo externo.se comercializan tapones pre moldeados de uno o varios tamaños normalizados que se ajustan al canal auditivo de casi todo el mundo. Los modelables se fabrican en un material blando que el usuario adapta a su canal auditivo de modo que forma una barrera acústica. Los tapones a la medida se fabrican individualmente para que encajen en el oído del usuario. Hay tapones auditivos de vinilo, silicona, elastómeros, algodón y cera, lana de vidrio hilada y espumas de celda cerrada y recuperación lenta.

Los tapones externos se sujetan aplicándolos contra la abertura del canal auditivo externo y ejercen un efecto similar al de taponarse los oídos con los dedos .se fabrican en un único tamaño y se adaptan a la mayor parte de los oídos. A veces vienen provistos de un cordón interconector o de un arnés de cabeza ligero.

Otros tipos:

Protectores dependientes del nivel: están concebidos para proporcionar una protección que se incrementa a medida que el nivel sonoro aumenta.

Protectores para la reducción activa del ruido (protectores a n r):

Se trata de protectores auditivos que incorporan circuitos electroacústicas destinados a suprimir parcialmente el sonido de entrada a fin de mejorar la protección del usuario

Orejera de comunicación:

Las orejeras asociadas a equipos de comunicación necesitan el uso de un sistema aéreo o un cable atrás ves de cual puedan transmitirse señales alarmas, mensajes o programas de entrenamiento.

 

 

Reservá tus vacaciones

Fotografía