Inicio Consecuencias de la radiación: Chernobyl
Array

Consecuencias de la radiación: Chernobyl

El accidente de Chernóbil fue un accidente nuclear sucedido en la central nuclear Vladímir Ilich Lenin (a 3 km de la ciudad de Pripyat, actual Ucrania) el sábado 26 de abril de 1986. Considerado como el más grave en la Escala Internacional de Accidentes Nucleares (accidente mayor, nivel 7), constituye uno de los mayores desastres medioambientales de la historia.

El 9 de septiembre de 1982, tuvo lugar una fusión parcial de la base en el reactor nº 1 de la planta. Aunque debido al secretismo de la Unión soviética, no se informó a la comunidad internacional hasta el 1985. Se reparó y continuó funcionando.

El accidente grave se produjo en Abril de 1986, cuando explotó el reactor número 4. Posteriormente, a pesar de la gravedad del accidente y debido a las necesidades energéticas los reactores 1, 2 y 3 siguieron en marcha.

El reactor nuclear 2 de Chernobyl se cerró en el 1991, el reactor 1 en el 1996 y el reactor 3 dejó de funcionar en el 2000.

La explosión del reactor provoco diversos efectos sobre los seres humanos (no fallecidos), llámese cáncer y anomalías genéticas entre otros. Por este motivo hubo que evacuar la ciudad entera por completo. Esta primera evacuación comenzó de forma masiva 36 horas después del accidente y tardó tres horas y media en ser concluida. La evacuación de Chernóbil y de un radio de 30 km no se llevó a cabo hasta el 2 de mayo. Para entonces ya había más de 1000 afectados por lesiones agudas producidas por la radiación.

Comenzó entonces la construcción de un túnel por debajo del reactor accidentado con el objetivo inicial de implantar un sistema de refrigeración para enfriar el reactor. Este túnel, nunca llego a concluirse y en cambio hicieron un “sarcófago” (cubierta) de concreto fue construido alrededor del reactor dañado no. 4. Este sarcófago encierra el reactor nuclear dañado y fue diseñado para detener la liberación de mayor radiación a la atmósfera. Las obras duraron 206 días.

 

Radiación: Un mal necesario

La radiación es la emisión, propagación y transferencia de energía en cualquier medio en forma de ondas electromagnéticas o partículas. Una onda electromagnética es una forma de transportar energía (por ejemplo, el calor que transmite la luz del sol).

La radiación a su vez puede ser IONIZANTE o NO IONIZANTE.

RADIACIÓN NO IONIZANTE son las radiaciones electromagnéticas que no tienen la energía suficiente para ionizar la materia y por lo tanto no pueden afectar el estado natural de los tejidos vivos. Entre ellas cabe citar la radiación ultravioleta, la luz visible, la radiación infrarroja, microondas, y los campos de frecuencias extremadamente bajas. Las RNI pueden provenir de la naturaleza, siendo el Sol la mayor fuente de radiación; o de servicios y sistemas radioeléctricos de uso civil y militar, tales como la radio, TV, Internet, telefonía fija y móvil, etc, No pueden alterar su estructura molecular ni celular.

RADIACIÓN IONIZANTE son ondas electromagnéticas de frecuencia extremadamente elevada (rayos X y gamma), que contienen energía suficiente para producir la ionización mediante la ruptura de los enlaces atómicos y afectar así el estado natural de los tejidos vivos y pueden provenir de sustancias radiactivas tales como los generadores de Rayos X y los aceleradores de partículas.

Las procedentes de fuentes de radiaciones ionizantes que se encuentran en la corteza terráquea de forma natural, pueden clasificarse como compuesta por partículas alfa, beta, rayos gamma (utilizados en tratamientos oncológicos) o los rayos X (utilizados para radiografías).

Con autorización o licencia de la Autoridad Regulatoria Nuclear en el país existen varias fuentes de radiación en nuestro país.

Con autorización o licencia de las Autoridades Nacional y Provinciales de Salud unos 25.000 equipos de rayos x para diagnóstico y tratamiento médico.

 

 

Efectos de la radiación sobre la salud

Si bien en el accidente de Chernobyl los efectos sobre la salud fueron en su totalidad negativos, hoy en día (gracias a los avances tecnológicos) la radiación es utilizada diariamente y no repercute de manera negativa en nuestra salud.

EFECTOS NEGATIVOS:

Los efectos de la radiación pueden dividirse en aquellos que afectan a los individuos que han estado expuestos a la radiación y los efectos que se transmiten a sus descendientes.

Los “efectos somáticos” son los que aparecen en los individuos irradiados. Aquí se incluye la leucemia y el cáncer. Los “efectos hereditarios” son los que aparecen en las generaciones subsecuentes. Existen tres efectos principales que las radiaciones pueden producir en las células vivas: 1. Matar la célula; 2. Afectar la reproducción de la célula; 3. Dañar células en los ovarios o testículos, produciendo una anormalidad hereditaria en la procreación.

EFECTOS POSITIVOS:

Hay tres categorías generales de la práctica médica en la exposición a las radiaciones ionizantes: Radiología diagnóstica, son las radiologías simples (radiografías de tórax, mamografías, etc) y las tomografías e imágenes digitales, Medicina nuclear (proporciona información sobre la función o estructura de un órgano) y  la radioterapia (tratamiento de diversas enfermedades (por lo general el cáncer).

De todas formas es necesario tomar todos los recaudos a la hora de manipularlo, sobre todo con la dosis a administrar. La protección radiológica, se define como el conjunto de normativas, métodos y acciones que se toman para evitar dicho riesgo

y daños, así como las acciones, medidas y análisis que se llevan a cabo para comprobar que se han aplicado correctamente los criterios de protección adecuados.

Durante las primeras cuatro décadas de nuestro siglo las radiaciones ionizantes se emplearon únicamente en medicina, por lo que la protección radiológica se ocupó sólo de los usos médicos de las radiaciones.

Cuando hacia la mitad del siglo se produjeron los desarrollos de las aplicaciones de la energía nuclear, la protección radiológica pasó a ocuparse también de los temas nucleares y adquirió el auge e importancia que hoy tiene.

 

 

 

Vanina Arboleya

Química Inorgánica

Seguridad e higiene

Prof: Damian Conti.

Instituto IEA.

Artículo anteriorRelaciones humanas
Artículo siguienteMas trabajo para Cordoba

Reservá tus vacaciones

Fotografía