Inicio Capacitación y Carga de Matafuegos
Array

Capacitación y Carga de Matafuegos

El elemento por excelencia de combate contra el fuego es el matafuego. Si bien otros elementos de lucha contra incendios como arena y agua son eficaces según el tipo de fuego, el matafuego es una invención extendida y aprobada por las diferentes normas de seguridad vigentes.
En la observación de prevención de riesgos de incendios, los especialistas deben observar y determinar eficientemente la disposición geográfica de cada elemento de combate de riesgos de incendio. Una vez dispuesta la distribución de los elementos, se deben designar grupos de tareas encargados de la revisión periódica del estado y vencimientos de la carga en los extintores. La señalización y lugar donde debe encontrarse el extintor debe ser definido después de una observación minuciosa y responsable. En los momentos de incendio o accidentes, el personal debe conocer exactamente el lugar donde se encuentran los elementos, además mediante una capacitación efectiva se deben conocer los modos de utilización de los elementos.

Acorde al IRAM, con el objeto de asegurar una correcta prestación, y controlar la vida útil de un matafuego, se le deben realizar cada determinado lapso de tiempo, unos ensayos de resistencia del material, denominados pruebas hidráulicas (se somete el recipiente a presión con agua durante un tiempo estipulado) las que garantizaran la correcta conformación de las partes constitutivas de los envases.

Descripción de un Matafuegos

 

Consiste en un recipiente metálico que (cilindro de acero) que contiene un agente extintor de incendios a presión, de modo que al abrir una válvula el agente sale por una manguera que se debe dirigir hacia la base del fuego. Tiene un dispositivo de habilitación (precinto y pestillo) que evitan el accionamiento accidental del extintor. El extintor ha de presurizarse con un gas impulsor, suele ser Nitrógeno o CO2 aunque a veces se emplea aire comprimido.

Para verificar el estado de la presión interna del gas impulsor extintor posee un manómetro que permite visualizar a simple vista las condiciones de carga en que se encuentra el mismo. El manómetro no deja de ser un reloj que marca si el mismo está Cargado, Descargado o Sobrecargado; según lo que marque la aguja.

  1. Si el manómetro nos marca que está descargado (la aguja se encuentra sobre el campo rojo hacia la izquierda), el extintor no está apto para su utilización.
  2. Si la aguja se encuentra dentro del campo verde, nos está indicando que el extintor se encuentra con la carga óptima y en caso de utilizarlo no tendríamos ningún inconveniente para hacerlo.
  3. Si el manómetro nos marca una sobrecarga (la aguja se encuentra sobre el campo rojo hacia la derecha), nos está indicando que el extintor tiene más presión de la adecuada por lo que podría ocasionar problemas en su funcionamiento.

 

Tanto en el caso 1 como en el 3, se debe retirar el matafuego para enviarlo a la empresa que se ocupará de regularizar estas condiciones.

Es muy importante realizar un control interno, que consta en revisar cada uno de los extintores del establecimiento para asegurarnos que en caso de necesidad de su utilización se encuentre en óptimas condiciones. Este control debe realizarse en forma trimestral.

La persona encargada de enviar a recargar tos extintores (referente de seguridad), deberá exigir que la empresa recargadora le entregue las tarjetas municipales, las que deberán tener las fechas de vencimiento y sello de la empresa responsable de la recarga.

El vencimiento de la carga es anual y la de la prueba hidráulica se realiza según el tipo de extintor:

  • Extintores de agua (A) cada dos (2) años.
  • Resto de extintores (BC, ABC, D y, ABCK) cada cinco (5) años.

[md_item prop=carga matafuego element=h2]

Como utilizar un extintor portátil frente al fuego: 

  • El primer paso a la hora de apagar un fuego con un extintor de incendios es identificar el tipo de fuego al que nos enfrentamos.
  • Descuelgue el matafuego agarrándolo por el asa fija.
  • Gire el pasador o clavija, quite el pasador que traba el gatillo. Para ello gírelo y al girar rompa el precinto (es un pasador de metal con un anillo para sujetarlo que impide la descarga accidental).
  • Apunte la boquilla del extintor hacia la base de las llamas.
  • Apriete el gatillo, manteniendo el extintor en la posición vertical.
  • Iniciar la descarga lo más cerca posible y avanzar hacia el fuego gradualmente.
  • Mueva la boquilla de lado a lado, cubriendo el área del fuego con el agente extintor.
  • Es preferible usar varios extintores al mismo tiempo en vez de emplearlos uno tras otro.
  • Esté atento a una posible reiniciación del fuego.

 

Una vez apagado el fuego, aunque queden restos de carga en el extintor es conveniente terminar de descargarlos por dos motivos:
1) el fuego puede no estar completamente apagado en el interior de los objetos quemados, pudiendo volver a descontrolarse (efecto de re-ignición) y 2) si se suspende el accionamiento, como ya se ha dicho, no se puede reiniciar. Resulta en muchos casos conveniente de ser posible acercarse al fuego con más de un extintor, de forma tal que, si no se lo domina con el primero, hay otro equipo a mano para atacar sin pérdidas de tiempo.

Asimismo se recomienda, no atacar solo el foco de fuego, sino junto a otra persona.

 

Instalación y Distribución de Extintores

Los extintores se deben instalar en lugares estratégicos y de fácil acceso para su utilización. Se deben ubicar, acorde a las siguientes recomendaciones:

  • Cada extintor de 10 Kg Cubrirá como máximo 200 metros cuadrados.
  • Aunque esta superficie puede ser mucho menor de acuerdo a la carga de fuego y el uso del recinto a proteger.
  • Serán perfectamente visibles, mediante “su chapa baliza” y tendrán además la identificación del fuego para el que son aptos.
  • Se instalarán preferentemente en la proximidad de una salida.
  • Se cuidará de colocarlos en lugares donde la carga de fuego del recinto, ante un eventual principio de incendio, no torne dificultosa su ubicación y posterior operación.

 

 

 

 

Reservá tus vacaciones

Fotografía