Inicio Nuevos elementos creados 113,115,117 y 118
Array

Nuevos elementos creados 113,115,117 y 118

En el siguiente texto vamos a  explicar con más detalles como nombre, número y más. Los nuevos elementos superpesados hechos totalmente por el hombre y descubiertos en diciembre del año pasado y han sido oficialmente propuestos, y que aún queda ver si  serán rechazados o aceptados en noviembre de este año los elementos que hasta ahora se llamaban de forma provisional ununtrium, ununpentium, ununseptium y ununoctium.

A finales del año pasado gracias al trabajo de aceleradores de partículas y ayuda de laboratorios bien equipados se pudieron descubrir cuatro nuevos elementos químicos superpesados los cuales son: el elemento 113, 115,117 y 118. Ninguno de ellos se produjo en grandes cantidades y apenas se pudieron visualizar en simuladores por computadoras de choques de partículas, pero estos nuevos elementos poseen información muy importante e interesante para comprender aun más la física de los núcleos de los átomos y quizás sirvan de ayuda para crear aún más elementos pesados.

Desde hace semanas estos nuevos elementos tienen ya un nombre preliminar asignado. Esto fue anunciado por la Unión Internacional de Química Aplicada y Pura (IUPAC), una organización constituida por representantes de sociedades nacionales de química de todo el mundo, aunque antes hará falta un periodo de revisión de cinco meses para su aprobación definitiva.

Si esto es confirmado pasarán a llamarse: Nihonio el elemento 113, descubierto en Japón, su nombre significa “La tierra del sol naciente”, y será representado por el símbolo (Nh). El 115 se llamará Moscovio (Mc) y el 117, Tenesina (Ts) porque fueron descubiertos en Moscú y Tenessee respectivamente. Por último el elemento 118, pasaría a llamarse Oganesson (Og) en honor al ruso Yuri Oganessian, que en su trabajo descubrió elementos superpesados y fue quien encontró evidencias experimentales de la isla de estabilidad.

Por tradición, el descubridor de un nuevo elemento tiene el honor de nombrarle y asignarle un símbolo, pero la IUPAC tiene la última palabra y la tarea de aprobarlo. Además, en anteriores ocasiones ha habido polémica cuando varios grupos decían ser los primeros en haber descubierto un elemento químico.De forma habitual, los elementos se nombran refiriéndose a un concepto mitológico o a un personaje, a un mineral o sustancia similar, a un lugar, a una propiedad o a un científico.

Mientras la IUPAC consolida estos nombramientos, los laboratorios implicados en los descubrimientos de los elementos que completaron la séptima fila de la tabla periódica, ya trabajan en producir los primeros elementos químicos de la octava fila. Se cree que allí, y a partir del elemento 120, se puede llegar a la isla de estabilidad, un fenómeno que permitiría producir átomos superpesados estables y que serían extremadamente interesantes para estudiar la física nuclear o en el futuro producir elementos con interesantes propiedades.

-El elemento Asiático (113) puede tener una vida tan reducida como de un milisegundo, y su inestabilidad es tal que hasta ahora es inútil para usos industriales. Solo se utiliza para la investigación científica. La primera vez que se habló de este elemento fue en 2003 por un equipo ruso-estadunidense. Pero no fue hasta el 2012 que el equipo del científico japonés Kosuke Morita, de la universidad de Kyushu, confirmó su existencia.

Se trata del primer elemento sintético producido en Japón y es resultado de la desintegración del elemento 115 (moscovio).

Este equipo, dirigido por el profesor Kosuke Morita, confía en que el hallazgo también sirva para recuperar la esperanza tras el desastre nuclear de Fukushima.

-El elemento 115, el Moscovio, existe menos de un segundo antes de descomprimirse en átomos más ligeros.Es altamente radiactivo y la primera vez que se habló de él fue en 2004 por científicos rusos. Pero fue en 2013 que expertos de una universidad sueca confirmaron su existencia con nuevas evidencias.

Los científicos de Suecia lograron producir un nuevo isótopo de este elemento, que se transformó en otras partículas de un proceso radiactivo llamado “descomposición alfa”. Esto permitió tener una mayor comprensión de la estructura y las propiedades de los núcleos atómicos superpesados.Tras el descubrimiento del elemento 115, se requería una confirmación independiente para medir el número exacto de protones, explica Rudolph, quien lideró esta investigación, en conversación con la BBC.

Según el científico, este hallazgo “va más allá de la medida estándar” que se había observado previamente. Para el experimento, se produjo un nuevo isótopo del potencial nuevo elemento, que se transformó en otras partículas a través de un proceso radiactivo llamado descomposición alfa.Los investigadores pudieron así acceder a información que, según dicen, permite una mejor comprensión de la estructura y las propiedades de los núcleos atómicos superpesados.

Los científicos bombardearon con iones de calcio una fina película de americio, lo que les permitió medir los fotones relacionados con la descomposición alfa del nuevo elemento.

Ciertas energías de los fotones (partículas ligeras) concuerdan con las energías esperadas para la radiación con rayos X, que se considera como la “huella dactilar” de cada elemento.

Las pruebas fueron realizadas en el centro alemán de investigación GSI, especializado en iones pesados, donde previamente se descubrieron otros seis nuevos elementos químicos.

-El elemento 117 (Tenesina), es el segundo elemento químico más pesado después del 118 (Oganesson). También es muy poco lo que se sabe sobre este elemento, pues no fue hasta 2010 que un equipo de expertos rusos y estadounidenses anunció su descubrimiento.

El tenesina fue producido por el bombardeo de berkelio con calcio-48.El  Tenesina tiene una vida de escasos milisegundos, y lo que le permite sobrevivir este tiempo son las llamadas islas de estabilidad temporal entre protones y neutrones.

-El más pesado, el elemento 118 (Oganesson) tiene la mayor masa atómica de todos los elementos sintéticos hasta ahora.A finales de 1998 el físico polaco Robert Smola?czuk publicó sus cálculos sobre la fusión nuclear de varios núcleos atómicos para sintetizar elementos transuránicos, incluyendo el elemento 118.En 2002 científicos del Instituto Conjunto de Investigación nuclear de Dubna, en Rusia confirmaron la existencia de este elemento.

Su átomo es altamente inestable, lo que dificulta su estudio experimental.Sin embargo, con lo que se sabe hasta ahora, expertos estiman que bajo condiciones normales de presión y temperatura el 118 sea un sólido.El Oganesson se ha producido por el bombardeo del elemento californio por un haz de calcio-48

Reservá tus vacaciones

Fotografía