Inicio Laboratorio químico: condiciones y medidas, entre otras cuestiones importantes
Array

Laboratorio químico: condiciones y medidas, entre otras cuestiones importantes

Cuando nos referimos a un laboratorio químico, estamos hablando de aquellos espacios los cuales hacen referencia al estudio de compuestos y la química desde su concepto general para validar sus principios por medio de experimentos llevados a cabo por profesionales y estudiantes del tema.

En primera instancia, es importante que un laboratorio en óptimas condiciones cuente con regadera, lava-ojos, instalación de gas, instalación de agua corriente, drenaje, extintores, iluminación natural y artificial, sistemas de ventilación o ventanas abatibles, accesos lo suficientemente amplios para permitir el desalojo del laboratorio con orden y rapidez en caso de un accidente o evacuación precautoria por la acumulación de gases emitidos por los experimentos o fugas en la instalación de gas o equipos instalados sobre las mismas líneas de gas y equipo de primeros auxilios (botiquín).

En tanto, se deben dar diferentes condiciones para que se pueda trabajar con total normalidad, o de manera normalizada. Estas son:

Temperatura: La temperatura ambiente normal es de 20 °C, variando las tolerancias en función del tipo de medición o experimento a realizar. Además, las variaciones de la temperatura (dentro del intervalo de tolerancia) han de ser suaves, por ejemplo en laboratorios de metrología dimensional, se limita a 2 °C/h (siendo el intervalo de tolerancia de 4 °C).

Humedad: Usualmente conviene que la humedad sea la menor posible porque acelera la oxidación de los instrumentos (comúnmente de acero); sin embargo, para lograr la habitabilidad del laboratorio no puede ser menor del 50% ni mayor del 75%.

Presión atmosférica: La presión atmosférica normalizada suele ser, en laboratorios industriales, ligeramente superior a la externa (25 Pa) para evitar la entrada de aire sucio de las zonas de producción al abrir las puertas de acceso. En el caso de laboratorios con riesgo biológico (manipulación de agentes infecciosos) la situación es la contraria, ya que debe evitarse la salida de aire del laboratorio que puede estar contaminado, por lo que la presión será ligeramente inferior a la externa.

Alimentación eléctrica: Las variaciones de la tensión de la red deben limitarse cuando se realizan medidas eléctricas que pueden verse alteradas por la variación de la tensión de entrada en los aparatos. Todos los laboratorios deben tener un sistema eléctrico de emergencia, diferenciado de la red eléctrica normal, donde van enchufados aparatos como congeladores, neveras, incubadoras, etc. para evitar problemas en caso de apagones.

Polvo: Se controla, por ejemplo, en laboratorios de interferómetro ya que la presencia de polvo modifica el comportamiento de la luz al atravesar el aire. En los laboratorios de Metrología Dimensional el polvo afecta la medición de espesores en distintas piezas.

Vibración y Ruido: Al margen de la incomodidad que supone su presencia para investigadores y técnicos de laboratorio, pueden falsear mediciones realizadas por procedimientos mecánicos. Es el caso, por ejemplo, de las Máquinas de medir por coordenadas.

Por otro lado, es importante que a la hora de llevar a cabo acciones dentro de un laboratorio se respeten distintas medidas de seguridad. Hay procesos que se deben llevar a cabo antes y después de manipular los elementos o de trabajar en el laboratorio en sí. Algunas de ellas, son:

– Llevar ropa cómoda que permita la movilidad
– Usar el cabello recogido
– Mantener la higiene de las manos y en caso de tener alguna herida, debe ser cubierta para evitar posible infección.
– Mantener el orden y la prolijidad dentro del espacio que se están manipulando las sustancias para evitar accidentes o derrames.
– Conocer el correcto funcionamiento de la maquinaria y de los elementos antes de utilizarlos.
– Manejar con cuidado el material frágil.
– Evitar el contacto con fuentes importantes de calor o con sustancias inflamables.
– No se deben dejar destapados los tubos ni se debe inhalar su olor.
Para el cuidado personal de la persona, existen también elementos que debe tener en su poder el estudiante o profesional, estos son:
– Protección ocular
– Ropa de protección (guantes, calzado adecuado)
– Protección acústica
– Protección de la cabeza
– Barbijo para proteger la contaminación pulmonar.

La utilización correcta de los elementos y el adecuado comportamiento dentro del laboratorio nos permiten llevar a cabo diversas investigaciones, estudiar compuestos, sustancias y validar principios químicos en los cuales se basa la ciencia.

Reservá tus vacaciones

Fotografía