Inicio VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS
Array

VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS

La noticia que se analizará en este trabajo, se trata de una nena de tan solo 6 años que llevó un cuchillo a la escuela con la idea de matar a un compañero de curso.

Esto ocurrió en la escuela Stella Maris en la localidad de Moreno. Las autoridades solo citaron a los padres de la menor, pero luego ante la madre del chico amenazado, solo se limitaron a minimizar el violento episodio y la señora ante la falta de repuestas optó por no enviar más a su hijo a la institución.

En este caso la idea es la violencia escolar. El planteo del problema es en la institución de Stella Maris en la localidad de Moreno del nivel primario. El enfoque es cualitativo y el alcance es explicativo.

La violencia escolar se puede ejecutar de alumnos a docentes, de docentes a alumnos, de padres con docentes, entre alumnos o entre docentes entre si. La violencia se puede ejercer físicamente o psicológicamente. En este caso es entre alumnos y la violencia es ejecutada psicológicamente y podría haber sido fisicamente.

Existe una serie de causas que influyen en la violencia escolar que pueden ser: causas personales, en la cual el chico se vuelve agresivo, puede tener dificultades para el autocontrol y baja tolerancia a la frustración o bien algún tipo de transtorno. Hay causas familiares que en algunos casos los mismos padres del chico son agresivos entre ellos mismos o hacia sus propios hijos, demuestran poco afecto, tienen problemas con las drogas o alcohol, tienen  problemas de delincuencia, tienen una baja educación y aislamiento social. A nivel social y cultural también influye el bajo nivel socioeconómico, altas tazas de violencia y delincuencia, relaciones agresivas, entre otras.

La víctima que recibe esta violencia puede traer consecuencias emocionales ya sea, estrés, baja autoestima, síntomas depresivos, negativismo, etc. Las consecuencias físicas se traducen en lesiones reversibles o no, que pueden llegar al suicidio. Las consecuencias a nivel cognitivo pueden ser retraso intelectual, falta de atención, fracaso escolar, inadaptación a la escuela, falta de respeto a las normas institucionales, etc y por último las consecuencias de tipo social que son las dificultades en la relación con sus pares, consumo de alcohol y drogas, conductas antisociales, comportamientos delictivos, etc.

Ante este tipo de situaciones las instituciones escolares tendrían que brindar apoyo social y psicológico tanto a los padres como a los chicos que tienen una mala conducta con sus superiores o sus pares. Esto ayudará a fortalecer la autoestima, la organización y la relación con los demás, pero en muchos casos algunas escuelas minimizan la violencia y son los cómplices de esta situación ya que no dan ninguna respuesta a los víctimas de violencia.

Reservá tus vacaciones

Fotografía