Inicio Proyecto CEM (campos electromagnéticos)
Array

Proyecto CEM (campos electromagnéticos)

Los campos de radiofrecuencia (porción menor de un CEM) se utilizan en la vida cotidiana, como en la transmisión de radio y televisión, el Wi fi, las telecomunicaciones,  el diagnóstico y tratamiento de enfermedades, en la industria, etc. Pero lo que más preocupa a los científicos, es el crecimiento de la utilización de los celulares que no discrimina edad ni género, porque lo usan desde los niños para jugar, hasta los adultos mayores para comunicarse y entretenerse.

Por esa razón se ha prestado especial atención a los problemas asociados con la exposición de la cabeza a los campos cercanos de radio frecuencia emitida por la antena  de los teléfonos móviles y las grandes antenas colocadas en los barrios para lograr una mejor señal. Se ha planteado la posibilidad de que dicha exposición a campos magnéticos de 50/60 Hz (frecuencia extremadamente baja),  podría producir  cáncer en niños (frecuentemente asociado con leucemias) y otros efectos perjudiciales para la salud. Los indicios proceden principalmente de estudios epidemológicos en zonas residenciales.

Para ello es necesario investigar científicamente los posibles efectos sobre la salud de la exposición a campos eléctricos y magnéticos estáticos y variables en el tiempo y por ello  la Organización Mundial de la Salud (OMS) creó en 1996 el Proyecto CEM para evaluar  las pruebas científicas de los posibles efectos sobre la salud de los CEM en el intervalo de frecuencia de 0 a 300 GHz.

El objetivo de este proyecto es dar una respuesta a la inquietud de las poblaciones que cuestionan la relación entre los campos magnéticos y el desencadenamiento de cáncer como primera e importante enfermedad, aunque también se apunta a los probables riesgos medioambientales.

Los países interesados (desde Julio 2002) en este proyecto y participan  en el Comité consultivo internacional son:

Alemania, Armenia, Australia, Austria, Bahréin, Bangladesh, Bélgica, Brasil, Brunei Darussalem, Bulgaria, Canadá, China, Hong Kong SAR, Chipre, Costa Rica, Croacia, Cuba, Dinamarca, Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Eslovenia, España, Estados Unidos de América, Federación de Rusia, Filipinas, Finlandia, Francia, Hungría, Indonesia, Irlanda, Israel, Italia, Japón, Kenya, Kuwait, Luxemburgo, Malasia, Malta, Namibia, Noruega, Nueva Zelanda, Países Bajos, Perú, Polonia, Reino Unido, República Checa, República de Corea, Singapur, Sudáfrica, Suecia, Suiza, Tailandia, Turquía

 

La base de datos de la OMS, muestra que hay aproximadamente 1900 artículos científicos publicados acerca de los efectos biológicos y en la salud de campos electromagnéticos de radiofrecuencia y aprox. 630 estudios sobre las radiofrecuencias en específico utilizadas por las compañías de celulares. Con los resultados la OMS declara:

 

“La conclusión principal de las revisiones de la OMS es que las exposiciones a CEM dentro de los límites recomendados en las normas ICNIRP no parecen tener ninguna consecuencia conocida en la salud “

 

“Se ha realizado una extensa investigación sobre los posibles efectos en la salud de las exposición a muchas partes del espectro de frecuencias, incluso teléfonos móviles y estaciones bases. Todas las revisiones realizadas hasta ahora han indicado que las exposiciones dentro de los límites recomendados en las normas CEM de ICNIRP (1998), que cubren todos los rangos de frecuencia de 0-300 GHz, no producen ningún efecto adverso en la salud conocido. Sin embargo, hay vacíos en le conocimiento que deben ser resueltos antes de que se puedan realizar mejores evaluaciones de riesgo para la salud”

 

El ICNIRP (International Commission on Non-lonizing Radiation Protection) es una comisión internacional de expertos creada en 1992, procedente del IRPA (International Radiation Protection Association). Dicha comisión publica y recomienda «guías o criterios» que establecen restricciones básicas y niveles de referencia para limitar la exposición laboral y la exposición de público en general a CEM.

El  objetivo de los límites establecidos en las guías del ICNIRP es proteger de los efectos adversos de la salud conocidos (efectos directos como indirectos) de la exposición a los campos electromagnéticos. Éstos están basados en los efectos a corto plazo, efectos inmediatos en la salud tales como: estimulación de los músculos y nervios periféricos, calentamiento de los tejidos tisulares procedente de la absorción de energía por exposición a campos electromagnéticos así como descargas y quemaduras causadas por el contacto con objetos conductores.

Las restricciones de las guías, basadas en datos científicos recogidos y teniendo en cuenta el grado de conocimiento científico, dan un adecuado nivel de protección a la exposición de campos electromagnéticos variables con el tiempo.

En la evaluación de los posibles efectos de la radiación electromagnética sobre la salud, las guías contemplan dos tipos de restricciones:

  • Las restricciones de la exposición a campos electromagnéticos variables con el tiempo, basadas directamente en los efectos sobre la salud conocidos.
  • Las restricciones basadas en consideraciones biológicas que reciben el nombre de “restricciones básicas”.

 

  1. Entre 0 y 1 Hz se proporcionarán restricciones básicas de la inducción magnética para campos magnéticos estáticos (0 Hz) y de la densidad de corriente para campos variables en el tiempo de frecuencia ? 1 Hz, con el fin de prevenir los efectos sobre el sistema cardiovascular y el sistema nervioso central.
  2. Entre 1 Hz y 10 MHz se proporcionan restricciones básicas de la densidad de corriente para prevenir los efectos sobre las funciones del sistema nervioso.
  3. Entre 100 kHz y 10 GHz se proporcionan restricciones básicas para prevenir la fatiga calorífica de cuerpo entero y un calentamiento local excesivo de los tejidos
  4. Entre 10 GHz y 300 GHz se proporcionan restricciones básicas de la densidad de potencia con el fin de prevenir el calentamiento de los tejidos en la superficie corporal o cerca del ella.

 

Si bien las investigaciones  han determinado que los campos electromagnéticos de baja frecuencia no ocasionan efectos en la salud, admiten que aún hay lagunas de conocimientos y de allí nacen las prevenciones antes estos CEM.

Reservá tus vacaciones

Fotografía