Inicio Guerra de sistemas, DJAI Vs SIMI
Array

Guerra de sistemas, DJAI Vs SIMI

En diciembre del año 2015, se anunció la modificación del sistema de importaciones. El principal cambio fue pasar de un sistema de licencias no automáticas, a un sistema de trabajo similar, donde el sistema contaba con dos tipos de licencias. Una casi automática como el Sistema Integral de Monitoreo de Importaciones (SIMI), algo parecido a la LAPI (Licencia Automática Previa Importación) y LNA (Licencia No Automática).

Es un instrumento desarrollado  con el objeto de optimizar sus funciones específicas en materia aduanera, priorizando los controles y la gestión de riesgo sobre las mercaderías así como favorecer la competitividad y la facilidad del comercio exterior. La adopción de este sistema  permite normalizar la información, facilitando su intercambio con los organismos externos que participan en el desaduana miento de las mercaderías.

Salen las Djai y se pone en funcionamiento el Simi. Los organismos que tienen incidencia en el Simi deben responder en no más de 10 días. Sus resoluciones tendrán vigencia por 180 días.

Se mantiene la Ventanilla Única, con los mismos organismos que hasta ayer tenían competencia en la resolución de las Djai.

 

DECLARACIÓN JURADA ANTICIPADA DE IMPORTACIÓN (DJAI)

La Declaración Jurada Anticipada de Importación (DJAI), es un instrumento creado por la AFIP, con el objeto de establecer un régimen de información que se aplica a todas las destinaciones de importación definitiva. A su vez esto permite que toda la información que se haya registrado quede a disposición de los Organismos que adhieran a este mecanismo.

CONSECUENCIAS

Trabas para autorizar las DJAI, frenan las importaciones

La secretaría de Comercio Exterior dilataba la aprobación de las declaraciones juradas anticipadas de importación (DJAI), y esto impide que las empresas puedan importar insumos para la producción, por lo que  los despachantes e importadores coinciden en que hubo un freno en las importaciones.

OMC: CONSECUENCIAS DEL FALLO CONTRA LA ARGENTINA

La OMC resolvió  la denuncia efectuada por Japón, Estados Unidos y la Unión Europea, (a la que luego se sumaron 43 países) en donde determinó que la Argentina violó las reglas de acuerdos comerciales con la restricción de las importaciones. En su fallo sostuvo  que  “…el procedimiento DJAI, constituye una restricción a la importación de mercancías y por consiguiente es incompatible con el párrafo 1 del artículo XI del GATT”, el cual dispone que ninguna parte contratante podrá imponer ni mantener prohibiciones ni restricciones a la importación.

En consecuencia,  ordenó a la Argentina “que ponga las medidas incompatibles en conformidad con las obligaciones que le corresponden en virtud del GATT de 1994” por encontrarse dicho país fuera de las reglas internacionales.

Sistema Integral de Monitoreo de Importaciones (SIMI)

Las declaraciones efectuadas a través de Sistema de Monitoreo de Importaciones (SIMI) tendrán un plazo de validez de 180 días corridos, contados a partir de la fecha de la aprobación. Al momento de oficializar la destinación definitiva de importación para consumo, el Sistema MALVINA (SIM) exigirá el número identificador SIMI, realizará controles y verificará que la misma se encuentre validada por todos aquellos a los que les corresponda intervenir.

Es un instrumento desarrollado en conjunto entre la Secretaría de Comercio y la Administración Federal de Ingresos Públicos con el objeto de establecer un procedimiento administrativo,  que permita monitorear las importaciones y garantizar el cumplimiento de las regulaciones de seguridad básicas de los productos importados.

OPINION OMC

Se reconoce, que los sistemas de licencias automáticas de importación son útiles para ciertos fines pero no deben utilizarse para restringir el comercio. La OMC pone especial énfasis en que las corrientes del comercio internacional no deben ser obstaculizadas por la utilización inadecuada de los procedimientos para el trámite de las licencias de importación. Agrega además que en el caso de las no automáticas, las mismas deben aplicarse de forma transparente y previsible.

El nuevo régimen SIMI, si bien diferente en su esencia al anterior DJAI y bajo las normas de la OMC, no deja de ser un régimen de comercio administrado.

Rubén García, secretario general de la Cámara de Importadores  (CIRA) dijo en relación al SIMI:

“Es un sistema nuevo y todavía le están buscando la vuelta.  No  podemos hacer reclamos contundentes. Sabemos que hay empresas que tienen apuro y que están enojadas, pero hay que mirar el panorama global y no tener una visión segmentada de la realidad”.

 Gustavo López, presidente del Centro de Despachantes de Aduana

Sostuvo que “el SIMI, como todo sistema nuevo tuvo algunas fallas, pero hubo buen diálogo con las autoridades para intentar solucionar los problemas”. “Teníamos una expectativa un poco mayor respecto del sistema, pero también tenemos que entender que estamos pasando por un proceso de reacomodamiento”.

Saliendo del sistema de las antiguas DJAIS, que nos alejaban de la reglamentación Internacional e incorporando las Simi, lo que permite entre otras cosas evitar el cierre indiscriminado de las Importaciones.

Si bien en este nuevo sistema se depositan muchas expectativas, el mismo está en una etapa inicial que por el momento no cubre las expectativas de nuestro propio mercado (velocidad en respuesta).

En cambio se puede fundamentar especialmente en la idea que la reiniciación en el mercado internacional es el punto de partida para obtener la mejora en la reapertura de las negociaciones de  Argentina que busca  con el resto del mundo.

Las personas capacitadas en este tema deben buscar un equilibrio, no hacer un cierre de importaciones indiscriminado ya que durante mucho tiempo estuvimos aislados.

El cambio de sistema debe ser para beneficiar al país, de lo contrario no solucionamos nada y lo único que cambia es el nombre del régimen de importaciones.

 

Reservá tus vacaciones

Fotografía