Inicio EL LADO "B" DE LA INDUSTRIA AUTOMOTRIZ ARGENTINA
Array

EL LADO “B” DE LA INDUSTRIA AUTOMOTRIZ ARGENTINA

La industria automotriz en la Argentina ha sufrido cambios económicos a lo largo de los años que la ha afectado de distintas formas.

La recesión económica muestra hasta el momento, la fuerte caída del mercado local de automóviles y de vehículos comerciales, como así también se han tomado medidas negativas que están afectando de forma directa a la industria automotriz Argentina. En años atrás se ha mostrado una gran reducción de las ventas de vehículos nuevos respecto del mismo período de los años anteriores por lo cual la fabricación presentó una gran caída.

La situación de la industria automotriz no solo es por la consecuencia de la recesión económica en general ni por la reducción de las ventas a Brasil. También han influido de forma negativa el impuesto aplicado por los autos de alta gama y las restricciones a las importaciones derivadas del cepo cambiario.

Este tipo de industria en nuestro país, presenta un balance de divisas negativo. Se demanda más importaciones que las exportaciones que se realiza, por lo tanto el cepo cambiario lo perjudica de forma negativa.

La crisis política y social que vive Brasil, sumada la crisis económica, esta mostrando sus primeros efectos en la Argentina en la cual la afecta. Brasil no solamente afecta a la Argentina, sino también a otros países vecinos. La recesión brasileña ha provocado, en poco tiempo una importante reducción de personal, es decir, suspensiones rotativas y retiros voluntarios en la industria automotriz Argentina. El golpe más duro lo protagonizaron Volkswagen, Ford, General Motors y Fiat, los cuales ya impulsaron ciertos planes para reducir el personal por la menor demanda de Brasil.

Esta situación trajo como consecuencia el desempleo de muchas personas que se dedican a esto. Fue un golpe bastante duro para la industria automotriz Argentina en lo que va del año. Al bajar la venta de autos, no se podían pagar los sueldos correspondientes a los empleados por lo tanto algunos se retiraron de sus puestos de forma voluntaria a la espera de que se le presente otro trabajo o puesto.

Referentes que se dedican a la industria automotriz coinciden en hablar de que no se espera una recuperación brasileña en este año y que la mejora de nuevas expectativas llegaría a partir de una mayor disponibilidad de dólares para producir acá para el mercado interno.

Ante este inconveniente que los afecta, el gobierno impulsó medidas para aliviar la situación. Estas medidas confirmaron que, en tiempos de crisis, el gobierno no teme en cerrar la frontera para frenar la pérdida de empleos.

En plena crisis económica Brasil fabrica menos cantidad de autos, lo que significa que disminuye el mercado de exportaciones para el país. Esta es la medida del ajuste que esta viviendo en este momento la Argentina, su principal accionista.

En el gobierno ven a Brasil como una gran preocupación con respecto al destino de las exportaciones argentinas que hasta el momento se estima que disminuyó bastante. Para poder revertir esta situación, apuestan a un plan de financiamiento de vehículos 0 km a tasas bajas y a plazos largos y a la nueva ley de autopartes.

En lo que va de este año, la industria automotriz lideró el descenso por lo tanto, a su vez, la producción de autos cayó alrededor de un 10%, período en la cual se fabricó menos cantidad.

En años anteriores también se ha vivido un período de crisis en la industria, pero pudo recuperarse en la primera parte del año pasado, para luego entrar en un nuevo período recesivo bastante profundo.

La ADEFA que es una asociación que agrupa a las 11 empresas más relevantes del sector, confirmó una caída de las exportaciones de vehículos. Ocho de cada diez autos que Argentina vende a todo el mundo, tienen a Brasil como su principal destino, y la recesión económica del país limítrofe afecta de forma directa al sector.

Como conclusión podemos observar que este año la industria automotriz  en la Argentina ha sufrido crisis y cambios que han afectado a determinadas plantas automotrices. Lo que más influyó en estas, fue la reducción del personal. Mucha gente se quedó sin su puesto de trabajo por la poca venta de vehículos en lo que va del año. No se podían pagar los sueldos suficientes para retener a los empleados. Esto generó desocupación en diversas áreas e industrias. Las industrias tampoco podían pagar sus propios gastos (impuestos, salarios, etc), es por eso que se tomaron estas medidas, las cuales no estaban previstas para ninguno. Esperemos que esta situación mejore en algún momento para que nadie se quede sin la posibilidad de trabajar para cubrir sus necesidades básicas y las de su familia.

Reservá tus vacaciones

Fotografía