Inicio La innovación
Array

La innovación

Este artículo se va a tratar sobre un aspecto clave a la hora de generar una nueva oportunidad de desarrollo ya sea administrativa, productiva o la posibilidad de explotar nuevos mercados: La innovación.

La innovación es el procedimiento en el cual se intenta a partir de una necesidad o una falla la manera en que un nicho puede ser cubierto o mejorado aprovechando nueva implementaciones que surtan un efecto positivo agilizando procesos y haciendo más eficientes los recursos disponibles. Esto genera un ahorro en tiempo y recursos además de agregar un valor a nuestro sistema sea productivo, administrativo o con el fin de proveer un servicio.

Una vez elegido y analizado lo que hasta ese momento se conoce y acepta en contraposición de una nueva posibilidad de creación se apunta a que se necesita y como el mercado y la sociedad misma va a asimilar y adquirir este nuevo producto. También es necesario para todo tipo de innovación tener una parte creativa que vaya más allá de lo conocido para crear algo hasta el momento desconocido o no del todo aceptado por tener ciertas falencias que no terminan de convencer. Por esto se puede partir desde cero o trabajar sobre algo preexistente

Todo cambio trae nuevas oportunidades, para esto cada individuo que participe desde la generación de ideas, pasando por el desarrollo, la concreción y la producción generada por estas mismas ideas requieren de un grupo solido que no sea reacio al cambio y tome como objetivo no solo el lanzamiento de un nuevo producto si no el desarrollo constante de nuevas formas de darle valor a los métodos utilizados de producción, servicios o un producto en sí mismo que pueda romper esquemas e imponerse en un mercado que requiere nuevas tecnologías. Si el producto es realmente innovador mejora la competitividad del productor dentro de un mercado que pasa a ser antiguo u obsoleto y necesita equipararse pero ya dentro de una situación desventajosa. Un buen proceso de innovación puede generar una nueva gama de productos y hasta cambiar el rumbo de una organización pero no hay que olvidar los riesgos que esto acarrea. A veces la innovación puede llegar y hacerse factible pero el mercado aún no está preparado para el cambio o simplemente no lo utiliza, esto puede suceder cuando se tiene una visión equivocada de las necesidades a cubrir o es demasiado en comparación a lo conocido por lo que se excede en su carácter de vanguardista y termina convirtiéndose en obsoleto.

La innovación puede pasar por distintos sectores. Como ya lo expusimos se tiene como factor principal la creación de un producto o servicio nuevo en sí o por lo menos sumamente mejorado como para notar un cambio real. Esto incluye la innovación dentro del modelo de negocios llevando a cabo la adopción de nuevas maneras de percibir ingresos por parte de los clientes a partir de nuevas formas de generar valor.

Otro tipo de innovación es cuando dentro de la línea de producción u organizacional de la empresa busca un cambio que genera nuevas estructuras organizativas y procesos industriales.

También se puede innovar el mercado desde la forma en que un producto llegue a los consumidores de este. Aunque sea preexistente el acceso, el packaging o hasta la manera en que se embala un mismo producto pueden ser una innovación en el mercado.

Cuando la innovación fue realmente exitosa y aceptada por todos se crea un nuevo paradigma dentro del ámbito de interés que debe mantenerse y seguirse desarrollando con todos los tipos de herramientas y aportes que se puedan absorber para mantener una organización fresca y creciente en búsqueda de nuevas opciones y formas de realizar los procesos necesarios para mantener una organización en forma, agilizada y moderna.

Se debe mantener un equipo creativo, productivo y de marketing que trabajen en conjunto y estén al tanto de todas las posibilidades de cambio y desarrollo que puedan presentarse. Es también e suma importancia captar los momentos en los que el mercado pide un cambio.

Una buena investigación de mercado combinado con una lluvia de ideas y los recursos aptos pueden lograr un éxito que no cambie solo las características de un producto o un nuevo servicio sino un cambio en la vida de los consumidores de estas innovaciones.

Algunos consejos para llegar a tener una organización innovadora pueden darse al seguir las siguientes directrices: no hay organizaciones que se adoptan al contexto, si no las personas que producen en ellas son dinámicas y abiertas a los cambios.
Es necesario comprender que la creatividad es un proceso socio-psico-fisicoquímico debe alentarse y proyectarse
es necesario explotar el inmenso potencial creativo que se oculta en las cosas más simples y dentro del inconsciente colectivo
hay que aceptar la posibilidad de ser creativo e innovador, agrandar los límites y no suponer lo contrario.

No hay que robar las ideas ya que pierden su base, su sustento como innovación, aunque haya muchos grandes de la tecnología que no parecieron seguir el consejo.
hay que estar dispuesto a aceptar críticas, respetar a los que te acusen y perdonar a los detractores, todo se debe tener en cuenta y cuanto más resistencia haya es más clara la innovación. Por último es indispensable que la cultura laboral acompañe la creatividad y las ideas de sus empleados.

En resumen la Innovación es la mejor manera de neutralizar a los competidores. A través de la Innovación es posible tomar distancia y diferenciarse de aquellos que producen de manera más barata, con un ambiente laboral poco conflictivo y una flexibilidad difícil de asumir por las empresas de nuestro entorno cercano. La Innovación es el camino que garantiza la supervivencia y la competitividad de las empresas.

Artículo anteriorLos cruceros
Artículo siguienteEnvases, origen y caracteristicas

Reservá tus vacaciones

Fotografía