14 julio, 2024

Al ser una discapacidad que no se ve recibe muy poca atención de la sociedad. Esta incomunicación los aísla a convivir siempre con otros sordos, lo que genera entre ellos una cultura apartada del resto, con su propio idioma y sus propios códigos.

El lenguaje es la capacidad del ser humano para comunicarse mediante un sistema de signos o lengua. Ya sea lenguaje oral o escrito, pero no exclusivamente, ya que las personas incapacitadas, muchas de las veces no pueden utilizar estos medios para informar sus necesidades. De esta manera establecen la comunicación por otros medios como visuales táctiles.

Lamentablemente la discriminación o el aislamiento de las personas con discapacidades viene de hace siglos atrás. Por ejemplo, Aristóteles decía que la sordera era sinónimo de falta de inteligencia y ésta afirmación se mantuvo vigente por más de dos mil años. ¿Cómo desapareció ésta idea?

Fue a fines del siglo XVI, un médico italiano llamado Girolamno Cardano afirmó que: “El sordomudo puede escuchar por medio de la lectura y hablar por medio de la escritura“. Decía que las personas sordas podían hacerse entender por combinaciones escritas de símbolos asociados con las cosas a que ellas se referían.

En el año 1755 Abbe Charles de L´Epée, llevó a la práctica la teoría de que los sordos podían acceder al conocimiento a través de las señas. El creó y desarrolló una lengua de señas en el cual cada gesto correspondía a un símbolo, a su la vez  fue aprendiendo las señas que ya estaban siendo usadas por un grupo de sordos, agregando su propia creatividad. El lenguaje utilizado por los sordomudos y por los ciegos es un lenguaje icónico.

lenguage-senas-3-620x350

El lenguaje de señas constituye el principal recurso para la comunicación dentro de la comunidad sorda, que la aprende, especialmente cuando son niños, de forma natural y la convierte en una lengua necesaria, útil y práctica.

En las escuelas se debería enseñar el lenguaje de señas y así combatir el aislamiento y la discriminación. De ese modo todos aprenden, desde los que tienen una plena capacidad auditiva hasta los que carecen de ello. Esto sería muy importante, ya que integraría a todos y cada uno sin discriminar ni hacer diferencias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *