16 abril, 2024

En septiembre de 2015 salió a la luz que Volkswagen había instalado ilegalmente un software para cambiar los resultados de los controles técnicos de emisiones contaminantes en 11 millones de automóviles con motor diésel, vendidos entre 2009 y 2015. En octubre de 2016 Volkswagen pactó con las autoridades de Estados Unidos pagar 17 500 millones de dolares como compensación a los propietarios de los vehículos afectados y a los concesionarios.

La EPA (Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos) acusa a Volkswagen de haber introducido un software en los motores diésel de sus automóviles para pasar las pruebas de emisiones y de smog en California y otros estados, cuando en realidad estaba emitiendo un nivel de óxidos de nitrógeno (NOx) mucho mayor que el permitido por la ley y los convenios internacionales.

El 7 de enero de 2017 el FBI arrestó al anterior responsable de gestión de emisiones de VW en los Estados Unidos por conspiración para defraudar. El 11 de enero de 2017 VW se declaró culpable de conspirar para defraudar al gobierno de los Estados Unidos y obstrucción a una investigación federal y acordó pagar 2800 millones de USD como multa penal y 1500 millones de USD como multas civiles. Además 6 ejecutivos de VW fueron imputados. Una investigación interna de VW concluyó que desde 2005 un grupo de ingenieros de la empresa, al no lograr una solución técnica a tiempo y en presupuesto para superar los controles de emisiones de óxidos de nitrógeno establecidos en Estados Unidos, produjo un software para manipular los resultados al detectarse las condiciones de realización de una prueba. Más adelante, la empresa logró solucionar el problema , pero optó por mantener el uso del software. Por lo tanto, no se trató de un error sino de una cadena de actos erróneos que no fue interrumpida con el paso del tiempo.

Desde el punto de vista del consecuencialismo las acciones de los ingenieros y superiores a cargo del proyecto nos dicen que tomaron la alternativa de evadir todas las leyes de protección ambiental para poder cumplir con los plazos y no perder dinero, utilizaron los medios necesarios para llegar a un fin. Suponiendo que esta acción les traería el beneficio a la mayor cantidad de personas osea los empleados de toda la compañía. Sin reparar en que eso al final fue algo ilegal.

La ética deontológica nos dice que hay deberes morales que deben ser realizadas sin importar las consecuencias dado que son obligaciones que un un profesional asume a la hora de ejercer una profesión como por ejemplo un medico, un abogado o en este caso un ingeniero el cual debía informar la contaminación real que producían los motores aunque esto significara el cese de la producción y un fuerte impacto toda la industria relacionada a esta actividad. Es claramente una falta de ética profesional el incumplimiento de controles y la falsificación de la información sobre la contaminación por parte de ingenieros y responsables ejecutivos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *