21 abril, 2024

EL ACOSO LABORAL o también llamado «MOBBING» (acosar,hostigar), es tanto el hostigamiento y el acoso de jefes o compañeros de trabajo, que no solo puede desembocar en perdida del trabajo, sino también en serio daño psicológico de la victima. De forma sistemática y recurrente, durante un tiempo prolongado, a lo largo de meses e incluso años, con el fin de lograr el abandono de su puesto de trabajo.

A continuación veremos los casos más frecuentes que se da en acoso laboral:

-Que te sobrecarguen de trabajo o te asignen proyectos con plazos materialmente imposibles de cumplir. Se trata de un supuesto bastante común, en el que se determina si es o no mobbing es la intención y la discriminación.
-Recibir la orden de dejar de realizar trabajos de tu área de responsabilidad para encargarte sólo de asuntos rutinarios o incluso de ninguna tarea. Es el caso contrario al anterior y, a no ser que el motivo de esa circunstancia sea que los clientes dejan de demandar a la empresa esos servicios que se incluían en tus responsabilidades, estaríamos ante un claro mobbing.
-Recibir amenazas de forma continua, intentos de coacción o trato denigrante.Lamentablemente, los gritos y los insultos se dan con bastante frecuencia y no siempre en el sentido de acoso. De hecho, nos podemos encontrar con un jefe que trata mal a todos sus empleados y, en este caso, no estaríamos hablando de acoso laboral, independientemente de que pueda estar produciéndose una vulneración del derecho a la dignidad de los trabajadores. Sin embargo, si ese jefe trata correctamente a todos sus empleados excepto a ti, podemos sospechar que puede haber acoso.
-Que te separen de tu grupo de trabajo dejándote sólo en una habitación, en un pasillo o en la misma sala pero aparte de los demás. Este supuesto es uno de los ejemplos más claros de acoso laboral, porque la intención de minar la autoestima del empleado aislándolo es bastante evidente o hasta de los mismos compañeros también.

Como consecuencia, aumenta la agresividad con la familia y amigos y todo lo que es dentro del entorno familiar, estrés laboral, alteración de sueño, perdida de apetito, pesadillas, traumas y UNA PRESIÓN QUE LLEVA A LA VICTIMA HASTA EL SUICIDIO.
Como el siguiente caso:
Juan Carlos Forero, ingeniero de una multinacional, se suicidó hace unos meses tras sufrir durante tres años una de las modalidades de acoso laboral más reportadas: exceso de trabajo, amén de amenazas veladas, negación de vacaciones ya programadas y tareas sin sentido.

Algunos de los comentarios que recibía Forero de sus jefes eran: «Si quiere irse de vacaciones, váyase, pero no sabemos qué pasará cuando regrese»; «Si no se queda a trabajar hasta tarde, quién sabe qué pase mañana». Además, le decían que hiciera ciertos informes que jamás eran vistos ni utilizados.

 

Alumna: Maria Claudia Layme Vargas.
Carrera: Administración de Empresas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *